Afromexicanos son invisibles para las autoridades mexicanas

Según cifras de la Organización de las Naciones Unidas, alrededor de 200 millones de personas en el continente americano se identifican como afrodescendientes; es decir, como descendientes directos o indirectos de los pueblos africanos. Al igual que las comunidades indígenas, los afrodescendientes continúan siendo víctimas de discriminación; padeciendo, por un lado, racismo y xenofobia fuera de sus comunidades; y por el otro, la falta de reconocimiento por parte de las autoridades. Prueba de ello es que en muchos países, como el nuestro, no existen estadísticas certeras acerca de en qué condiciones viven, que problemáticas enfrentan o siquiera cuántas personas conforman estas comunidades.

En pocas palabras, los afromexicanos continúan siendo invisibles para nuestro sistema. Durante una conferencia de prensa, investigadores del Programa Universitario México Nación Multicultural (PUMC) de la UNAM, dieron a conocer los resultados preliminares de una encuesta levantada en la Costa Chica, demarcación situada entre Oaxaca y Guerrero. En ella, revelaron que las condiciones en que viven los pueblos afromexicanos son de franca marginalidad, llegando vivir en condiciones peores que las de muchas comunidades indígenas. Para muestra basta un botón: de acuerdo a los investigadores, en cada hogar entrevistado habitan en promedio cuatro personas, de las cuales, tres trabajan, pero sólo una obtiene un salario remunerado. El cual, generalmente, apenas equivale al salario mínimo.

Para este sondeo se aplicaron mil 519 encuestas en al menos 22 localidades de Oaxaca. En ellas, se lograron contabilizar mil 924 viviendas, habitadas por 6 mil 400 afrodescentes. Sin embargo, el número total de afromexicanos permanece incógnito. Nemesio Rodríguez Mitchell, uno de los investigadores involucrados en esta encuesta, explicó que se realizó este proyecto porque en México no se tienen datos confiables sobre la cantidad de afromexicanos que existen, como tampoco a qué se dedican, cómo se mantienen o en qué condiciones viven. Gracias a estos primeros resultados, ahora podemos saber que estas comunidades de afrodescendientes logra sobrevivir en su mayoría gracias a actividades como la ganadería, la pesca, la agricultura y el comercio de algunos productos.

Mientras no se reconozca plenamente a los pueblos afromexicanos como parte de nuestra nación, casos como la discriminación que sufren en retenes continuarán sucediendo. Pues para muchos mexicanos, "en México no existen negros", borrando de un plumazo su presencia que va más allá del bicentenario; ignorando que África es una de nuestras tantas raíces culturales y que el racismo es aún una deuda pendiente que heredamos de la Colonia y aún no hemos resuelto.

Imagen: Afrodescendants d'Amérique Latine et des Caraibes