UAM utiliza oro para descontaminar aguas residuales

La Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) ha llevado a cabo una investigación mediante la cual busca descontaminar aguas residuales utilizando catalizadores que incluyen nanoestructuras de oro. La razón de utilizar este preciado metal es que en tamaños inferiores a diez nanómetros presentan una gran actividad química, especialmente en las reacciones de oxidación. Muchos contaminantes son muy difíciles de degradar; por lo que el oro sería una alternativa altamente funcional para degradar estos compuestos.

Una de las sustancias que buscan degradar es la principal contaminante de las aguas del país: el formaldehído. Este contaminante proviene principalmente de las aguas de desecho de las industrias farmacéutica, textil y papelera. La tecnología empleada para combatir estas sustancias se le conoce como Reactor de Membrana, la cual consiste en un tubo cerámico en el que son dispersadas las nanopartículas de oro, dentro de una carcasa de acero inoxidable.

Lo que hacemos es pasar por un lado de la membrana la fase líquida (agua contaminada) y externamente pasamos un agente oxidante (oxígeno o aire) el cual hace contacto con la fase líquida donde se encuentra depositada la fase activa de la membrana catalítica (nanopartículas de oro o metal noble).

Según la doctora Mirella Gutiérrez Arzaluz, la descontaminación mediante esta tecnología tiene una efectividad del 70 por ciento, y el proceso puede considerarse como pre-potabilización para aguas residuales.

Desde hace algunos años se vienen haciendo investigaciones similares, aunque en diferentes ramos. Un ejemplo es el convertidor catalítico en los escapes de los automóviles. Estos reducen considerablemente las emisiones contaminantes de los automóviles. El único inconveniente es que al igual que el catalizador de la UAM, funciona con un metal muy cotizado: el platino.

Habrá que ver qué tan viable será implementar estos catalizadores en el tratamiento de aguas negras. Sobre todo en las del Valle de México, donde se han encontrado grandes cantidades de sustancias como Iboprufeno y Naproxeno.

Foto: africaheritage