Decomiso millonario a Gobierno de Veracruz: PGR investiga, GV pide lo incautado

¿Recuerdan cuando Ernesto Zedillo le respondió a una vendedora de artesanías "No tengo cash"? Pues parece que el gobierno veracruzano aprendió bien la lección de cargar cash. El viernes pasado, Policías Federales detuvieron a Miguel Morales Robles, colaborador del gobierno de Veracruz, en el Aeropuerto Internacional de Toluca, quien aterrizó en la terminal aérea procedente de Xalapa, y llevaba en una maleta y en una mochila de viajero 25 millones de pesos en efectivo. Cuando Saíd Sandoval Zepeda, personal del equipo de seguridad del gobernador Javier Duarte, se presentó en las instalaciones de la autoridad competente para pedir que se le entregara el dinero y a su compañero, también fue detenido.

¿Quién en su sano juicio transporta esa cantidad de dinero o va a interceder por el que lo hizo? Pero en este país todo es posible. Así que argumentaron que el dinero era para pagar a una empresa con sede en el DF, la cual participará en la Feria de la Candelaria, el Carnaval de Veracruz y la Cumbre Tajín. Además, presentaron documentos que "amparaban" el transporte de recursos, los cuales, por cierto, carecían de sellos oficiales. Ambos ya fueron liberados.

Tras la detención, vinieron las declaraciones oficiales de Tomás Ruiz González, secretario de finanzas de Veracruz, quien afirmó que el traslado del dinero en efectivo fue una operación lícita y que su origen es el erario. Corroboró la versión de los trabajadores detenidos, explicando que el destino de los recursos era pagar servicios de promoción turística del estado a Industria 3. Dichos servicios son la contratación de artistas, el montaje de escenarios y producción de materiales para promocionar los próximos tres eventos a realizarse en Veracruz. El dinero se distribuiría así: dos millones para la Candelaria, 15 millones para el Carnaval y ocho para Cumbre Tajín. La justificación: les "ganaron las prisas".

Como si el hecho no fuera por sí solo elemento suficiente para levantar sospechas, Vicente Benítez González, renunció como tesorero de la Secretaría de Finanzas y Planeación del gobierno de Veracruz --"más vale decir `aquí corrió, que aquí murió´"--, aunque Tomás Ruiz informó que fue "para facilitar la investigación". El asunto de la factura también es cuestionable. Y si el pretexto fue que "tenían prisa", ¿no hubiera sido más rápido, efectivo y seguro una transferencia electrónica? Digo, te ahorras el viaje y el riesgo de que alguien te vea con 25 mdp cash y te los confisque.

La Procuraduría General de la República (PGR) investiga la procedencia del dinero y solicitó a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) que verifiquen el origen de numerario para saber de dónde salieron los billetes. La Secretaría de Finanzas y Planeación (Sefinplan) solicitó a la PGR la devolución de los 25 mdp. La petición formal no extraña, si se supone que mandaron a los "chamacos" a pagar así por las prisas, seguro a estas alturas de la semana se están mordiendo las uñas, después de todo la Candelaria es en dos días.

Como todo esto se ha prestado a tanto "sospechosismo", las teorías "alternativas" ya están sonando fuerte:

  • Juan Molinar Horcasitas, secretario de Acción de Gobierno del PAN, dijo que era inverosímil la versión oficial.
  • Juan Bueno Torio, senador del PAN, acusó a Javier Duarte de financiar la campaña de Enrique Peña, precandidato del PRI a la presidencia, con recursos públicos.
  • Jesús Zambrano, líder nacional del PRD, afirmó que el dinero retenido era para la campaña de Enrique Peña.
  • Andres Manuel López Obrador, precandidato del PRD a la presidencia, expresó que Javier Duarte debería dar la cara y mínimo ofrecer una disculpa, y decir que va a investigar.
  • Ernesto Cordero, precandidato del PAN a la presidencia, aseguró que el hecho es grave y genera sospecha.

Unos más diplomáticos, otras más directos, todos fueron a sus clases de "análisis de subtexto y trasfondo de la intencionalidad", aunque que no se necesita ser un experto en la materia para advertir que es un acto cuyo calificativo más bondadoso sería: "sospechoso". Y, claro, la suma "dinero en efectivo + gobierno priísta + Toluca" a casi todos nos lleva al mismo resultado "= Enrique Peña". ¿O a ustedes no?

Imagen: Norte Digital