Derrame de petróleo en Veracruz, 97% del crudo ya fue recolectado

La semana pasada se dio cuenta en este sitio del derrame de petróleo en Coatzacoalcos, Veracruz, en el cual se vertieron más de mil 500 barriles de petróleo. Tras el incidente, autoridades federales y estatales constataron que 97 por ciento de los mil 500 barriles ya fue recolectado. En la recolección trabajaron cerca de 300 personas.

El derrame además de dañar a cientos de especies marinas, aves y flora, perjudicó el sustento de dos mil pescadores, razón por la cual se está gestionando ante las autoridades federales un programa de empleo temporal para los afectados --incluso varios de ellos fueron contratados para la limpieza del lugar--. No sólo los pescadores sufrieron las consecuencias, también la población en general que en situaciones de este tipo suelen quedarse sin agua potable por varios días, eso sin contar los intensos olores del hidrocarburo.

Enero todavía no termina y ya se registró otro derrame de petróleo el pasado 9, en el ejido El Ídolo, cerca de Álamo, Veracruz. En ese caso, se tuvo que evacuar a la comunidad y cerca de diez familias perdieron su cultivo de naranja.

Dos derrames en menos de un mes ponen en entredicho las medidas de seguridad de Petróleos Mexicanos, ¿qué está haciendo la paraestatal para afrontar los derrames en el Golfo? Habrá que recordar que el año pasado el robo en los ductos ascendió a unos 2 millones 800 mil barriles. Es urgente reforzar la seguridad de los ductos para que se frenen los daños ambientales y las perdidas económicas.

En este sentido, Pedro Montalvo Gómez, director de la Comisión del Agua del estado (CAEV), pidió a la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) y a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) que apliquen las sanciones que le corresponden a la paraestatal, independientemente de quienes sean los responsables.

En ambos casos, las autoridades determinaron que se trató de casos de sabotaje con la finalidad de contaminar afluentes cercanos. Todavía si se trata de chupaductos o ladrones de combustible que hacen tomas clandestinas para venderlo después en el mercado negro, tiene más sentido. Pero ¿qué pueden ganar si se hace con la finalidad de contaminar? ¿Qué tipo de personas se regodean con ese hecho? ¿Qué placer morboso se encuentra en afectar todo un ecosistema? No lo sé.

Pero eso sí, PEMEX tiene un ambicioso plan para explorar en aguas profundas del Golfo de México. La pregunta obligada es, si no pueden con lo que ya tienen, ¿qué asegura que lo puedan o sepan hacer en aguas profundas?

Imagen: El diario 24