Guía de Facebook para padres difunde la SEP

Los padres que no acostumbran navegar en Internet o sólo usan la computadora para hacer documentos y sacar pendientes del trabajo, sufren de la gran brecha que existe entre la forma en que ellos se relacionaban con sus amigos cuando jóvenes y las formas en que ahora sus hijos, con acceso a la tecnología, se relacionan con sus amigos y con el mundo entero.

Una diferencia que se presenta en todas las generaciones, pero en esta ocasión toma gran importancia porque el desconocimiento por parte de los padres de los medios, de la información que puede obtener y de las situaciones en las que se puede inmiscuir su hijo al navegar en Internet, lo ponen en riesgo de afectar desde su imagen hasta su integridad física, si no la usa adecuadamente.

Para este grupo de padres la SEP, a través del programa escuela segura en la red, puso a disposición de los padres la Guía de Facebook para padres de familia. Una guía elaborada en el programa Seguridad en Línea, de la administración de Barack Obama en EU. Incluso yo diría que es una guía que debe ser leída hasta por aquellos padres que son usuarios conocedores de Internet y redes sociales, porque una cosa es usar estos medios como adultos y otra conocer los intereses y la forma en que los jóvenes usan Internet.

Al igual que el mundo real, ninguna red social, sitios de citas en línea, de realidad virtual, juegos o cualquier otra forma de socialización digital, puede ofrecer una garantía de seguridad al cien por ciento, y por supuesto esto incluye a Facebook.

La guía incluye temas como por qué los jóvenes usan Facebook, los riesgos de ésta, cómo optimizar la configuración, opciones de privacidad y prevención del suicidio entre muchos otros. No hay que olvidar que Facebook no es todo el Internet, hay muchas otras redes y sitios que los padres deben tener en cuenta para cuidar a sus hijos, pero esta guía puede ser un primer paso para conocerlos y saber las precauciones que se deben de tomar.

No caigamos en el error de satanizar el Internet y quitarle a los jóvenes esta ventana que tantas oportunidades les ofrece. Hay que recordar que el Internet al final es una herramienta, con la cual tanto padres e hijos pueden adquirir conocimiento y realizar grandes proyectos pero la forma en que la usemos es lo que define el provecho o el daño que podamos sacar de él.

 

Foto: Libertinus, flickr.com