Calderonismo llena la lista de plurinominales panistas al Senado

Después de que, aunque el Presidente dijera que no, el calderonismo se quedara sin la candidatura del PAN a la presidencia, lograron asegurar su estancia en el próximo sexenio mediante muchas de las candidaturas plurinominales al Senado de la República.

No es de sorprender que en primer lugar se tenga a Ernesto Cordero, quien perdiera en la carrera ante Josefina; al final se quedó con su huesito y seguramente lo veremos como el líder de la bancada. En segundo lugar está Mariana Gómez del Campo, quien contendía por la candidatura para el gobierno del DF, fue lideresa del PAN en el DF, y es prima de la primera dama; una más que se queda con un premio de consolación.

A ellos les sigue Roberto GIl Zuarth, quien fuera primero un aliado de Calderón y luego coordinador de la precampaña de Vázquez Mota. En cuarto lugar tenemos a la hermana del Presidente, Luisa María, quien contendería por la senaduría de Michoacán para pelearla en las urnas y quien al final se retiró para asegurarla por esta vía.

Y así sigue la lista con nombres como el de Gabriela Cuevas, exdelegada de Miguel Hidalgo; Alonso Lujambio, Secretario de Educación; Héctor Larios, coordinador de los diputados panistas en la anterior legislatura; Luís Felipe Bravo Mena, escandidato a la gubernatura del Estado de México y exsecretario particular de Calderón; y César Nava, expresidente nacional del PAN.

Sin duda, aunque panistas, pertenecer al círculo cercano del actual Presidente puede resultar tanto en una ventaja como en una desventaja al momento de las elecciones y posteriormente en el Senado.

Por una parte, ¿qué pensará el electorado informado de que el proyecto de Calderón continuará de alguna manera en el Senado? La principal ventaja de Josefina entre quienes no han sido convencido por el PRI y el PRD será desmarcarse de las acciones en seguridad que Calderón ha emprendido, prometer un cambio de rumbo. ¿Sería creíble cuando vemos que la actual administración sobrevivirá de alguna manera en el próximo sexenio?

Por otro lado, suponiendo que Josefina no gane, los calderonistas en el Senado pueden ser un importante contrapeso para el PRI en el Ejecutivo, siempre y cuando el Congreso no quede muy dividido. Pero si ganara Josefina la presidencia, ¿podemos estar seguros de que como panistas la apoyarán o harán lo imposible por que no se salga del plan que ellos han trazado?

Quizá todo suene a política ficción, pero hemos visto una y otra vez que en este país todo puede pasar... incluso cuando las personas dicen pertenecer al mismo bando.

Imagen: Notimex