Ex mando policiaco y militar detenido por presuntos nexos con Zetas

No que no tronabas, pistolita. Bien dicen que querer es poder y si no habían detenido a funcionarios en contubernio con el crimen organizado, es porque no habían querido. Tal vez se les fue el padrino o ya necesitaban hacer rodar cabezas para ganarse unos gramitos de credibilidad, el caso es que después de arrestar a Claudia González López, subdelegada de la Procuraduría General de la República (PGR) en Saltillo, Coahuila, junto con Sergio Tobías, coordinador de la Unidad Especializada de Investigación y Seguridad Inmediata, por presunto vínculo y protección a Los Zetas, se siguieron con el coronel Manuel Jesús Cícero Salazar, ex subsecretario de seguridad pública en Quintana Roo, también por presuntos vínculos con Los Zetas.

Lo que se antojaba como una limpia entre la carne de cañon, ya está escalando a los lugares donde está el poder y que, finalmente, son los que permiten y promueven -cuando no obligan- a que se cuadren y se hagan de la vista gorda, porque son órdenes de arriba.

La detención corrió a cargo de los agentes de la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO). Autoridades federales informaron que Cícero Salazar fue detenido en Chetumal, Quintana Roo, y fue trasladado a la Ciudad de México, donde quedó a disposición del agente del Ministerio Público Federal.

Fuentes de la Policía Federal indicaron que la detención del militar esta relacionada con la aprehensión de Claudia González López, y como parte de la Operación Limpieza que realiza la dependencia federal. Y es que habían postergado tanto esta limpieza que es natural que empiece a salir mugre hasta por las orejas.

Por si usted no sabe quién es el angelito recién capturado, aquí va una reseña breve: fue director de Seguridad Pública Municipal en Ramos Arizpe, Coahuila; en 2010 lo nombraron director general de la Policía Operativa de ese estado -el mismo en que era funcionaria la ahora detenida Claudia González-. En abril de 2011 fue designado subsecretario de Seguridad Pública en la Zona Norte de Quintana Roo, pero lo relevaron del cargo en diciembre por un pequeñísimo incidente.

El pequeñísimo incidente fue que chocó en completo estado de ebriedad contra un autobús de transporte de personal. No conforme con estrellarse contra él, la escolta del funcionario -elementos de la Policía Estatal Preventiva- golpeó al chofer del autobús. Al lugar del incidente llegó un elemento de Tránsito al que también golpearon, después llegaron elementos de la Policía Municipal y ¿adivinan?, obvio, también los golpearon. Tuvieron que intervenir la Marina y el Ejército para detener el despliegue de golpes y abuso de autoridad. El angelito protagonizó todo en la compañía de una bailarina exótica.

Ojalá que la Operación Limpieza siga cortando la cabeza de personas de semejante calaña y realmente los procesen y los metan a la cárcel... aunque ahora que lo pienso, creo que luego se la pasan mejor ahí, ay, nuestro sistema carcelario.