SEP se «lava las manos» por abuso sexual en un jardín de niños

Un pedófilo trabajando en una escuela, es como un niño con cuenta abierta en una dulcería. Tienen todo a su disposición para atascarse hasta la saciedad. Personalmente considero que es uno de los delitos más despreciable y viles que existen, como despreciable y vil es desentenderse de las consecuencias de esos actos reprochables. El año pasado en el jardín de niños Andrés Oscoy Rodríguez, localizado en Santa Cruz Meyehualco, delegación Iztapalapa, se reportó el caso de 35 niños que fueron víctimas de abuso sexual. Los responsables directos -dos conserjes, el profesor de Educación Física y la directora- ya se encuentran presos por pederastia, PERO -así, en altas- también la Secretaría de Educación Pública (SEP) es responsable al incurrir en faltas derivadas de una actividad administrativa irregular.

¿Cuál fue la reacción de la SEP ante los hechos? No sabe y no le importa. Así es, la SEP hizo a un lado esa atrocidad, como quien piensa ojos que no ve, administración que no siente. Hasta octubre del año pasado, la dependencia no había dicho nada al respecto y ni siquiera se había tomado la molestia de recibir a las madres de los niños vejados. Cuando al fin lo hizo, fue sólo para "declarar improcedente" el fallo de la juez Séptimo de Distrito de Procesos Penales Federales en el Distrito Federal, Martha Estrever Escamilla, quien resolvió vincular al Estado mexicano y a la SEP como responsables solidarios para la reparación del daño.

¿Cuáles fueron los argumentos para lavarse las manos? Enrique Díaz Palacios, subdirector de Procesos Jurídicos de la SEP, respondió a la juzgadora que no se ha comprobado “que se llevó a cabo una conducta ilícita, ni mucho menos demuestra que ésta produjo directamente un daño”... ¿Que no sé QUÉ? O sea que los niños de entre tres y cinco años que siguen sufriendo las secuelas de la agresión, que no duermen, que tienen temor de ir al baño y a la escuela, que se orinan en la cama, que son agresivos o no hablan, que se ocultan de la gente, son pendejos excelentes actores, como para contratarlos en un capítulo de La ley y el Orden U.V.E.

Pero ahí no paró la cosa, la SEP tuvo la desfachatez de añadir que para obligarse a la reparación del daño primero debe ser escuchada y “vencida” en juicio. A ver, si la juez consideró que la SEP es la responsable de indemnizar a las familias afectadas, fue porque los delitos fueron cometidos dentro de instalaciones oficiales y a manos de un grupo de servidores públicos. Y eso no lo dice ella, lo dice la Constitución, ¡LA Constitución!

La responsabilidad del Estado por los daños que, con motivo de su actividad administrativa irregular, cause en los bienes o derechos de los particulares, será objetiva y directa. Los particulares tendrán derecho a una indemnización conforme a las bases, límites y procedimientos que establezcan las leyes (artículo 113, segundo párrafo).

Por si eso fuera poco, también el artículo 32, fracción VII, del Código Penal Federal, dice que el Estado está obligado a reparar el daño de manera solidaria “por los delitos dolosos de sus servidores públicos realizados con motivo del ejercicio de sus funciones y, subsidiariamente cuando aquéllos fueren culposos”.

En este sentido, Daniel Márquez, doctor y especialista en Derecho Penal del Instituto de Investigaciones Jurídicas (IIJ) de la UNAM, advierte:

Puede dar la falsa impresión de que la SEP está siendo llamada a juicio como responsable de los hechos delictivos. Cuando hablamos de actividad administrativa irregular, lo que estamos diciendo es que la SEP tuvo la responsabilidad de seleccionar esos docentes, que lo hizo de manera deficiente, porque a lo mejor no les aplicó la prueba psicológica para por lo menos dejar en claro que eran personas que sí estaban capacitadas para trabajar con niños.

Obviamente, no es que la SEP haya abusado de los niños, es que se hizo en SUS instalaciones, por SUS servidores. Eso hace a la dependencia responsable solidario para la reparación del daño. Dar la indemnización es lo menos que pueden hacer por eso niños, ¡lo menos! Sí, el dinero no les va a quitar la horrible experiencia, pero al menos servirá para que reciban la atención médica y psicológica que necesitan, para poder más o menos continuar con su vida.

Me indigna la actitud de la SEP al desentenderse del asunto, de si te violaron servidores de la SEP, en las instalaciones de la SEP, ni me acuerdo, y muestra que los que llevan el caso no tienen idea del daño que provoca a un niño ser violado, no tienen vergüenza, ni conciencia, ni madre. Lo peor, es que deja la puerta abierta para que los pedófilos vean que la SEP respalda su proceder o, de menos, es capaz de contratarlos para después fingir que la virgen le habla, ¿eso es lo que le enseñan a los niños?