¿Comprarías una USB de $47,610? Gobierno si lo hizo

Hay veces que ya no sabe uno si reír o llorar. Los mexicanos hemos optado por hacer lo primero, yo creo que más que nada por cuestión de salud, pues reír beneficia y si lloráramos por todos los corajes que nos hace pasar el gobierno ni solucionamos nada y acabaríamos con tremenda deshidratación, que para qué les cuento. No habría suficientes sobres de suero vida oral que nos sacaran del aprieto.

Pues para mejorar la salud del día de hoy aquí les cuento otra para "reír": En algunos medios el día de hoy se publica que de acuerdo a la información del IFAI, la Secretaría de Seguridad Pública adquirió por un monto de $47.610,00, con un tipo de cambio de referencia de $1,00 (como lo expresan en la página), no 100, no 10, no 2, sino 1, una memoria Kingston USB de 2GB. Dicha compra se realizó en el mes de noviembre de 2007, mediante adjudicación directa, con la empresa Ingeniería en Computación y Comunicaciones, S.A. de C.V., de la cual por cierto con una simple búsqueda en Internet no parece haber página de la empresa, aunque si aparece un perfil en Linked in de un representante legal.

Para los que no están muy enterados de cuestiones de tecnología, un USB es una memoria que se ha vuelto de uso común desde hace ya varios años sustituyendo a los discos compactos por su capacidad y facilidad de uso pues son muy pequeñas, fáciles de transportar y no tienen el riesgo de rayarse o dañarse tan fácilmente como puede pasar con un disco. En este momento si hacemos una sencilla búsqueda en buscape, un portal donde podemos tener un comparativo de diferentes opciones de venta de una memoria Kingston USB de 2GB, encontramos opciones desde $78.00. Pero no seamos prejuiciosos, la adquisición se realizó en el 2007 y la tecnología baja sus precios con el paso de los años... Si, lo piensan bien, no hay ni cómo ayudarlos, ese tipo de memoria hace 5 años cuando muy cara no debía pasar de los $1,500.

Una adquisición ridícula más (por decir lo menos), que se agrega a la lista junto con la prótesis de pene de Pemex y otros tantos que ni nos hemos dado cuenta. Ahora habría que preguntar ¿Y las consecuencias? Porque de nada sirve tener un portal de transparencia si cuando se detectan usos inadecuados de recursos no se toman medidas de castigo y corrección.