«La Jefa» diferente de Tlazcala

"Ls Jefa" diferente de Tlazcala

Cuando un político se va a lanzar a una campaña, sus asesores tienen que analizar sus atributos y defectos, los primeros se tienen que destacar y los segundos tratar de reducirlos a su mínima expresión. En base a los rasgos y atributos perceptibles para la población es que se debe de construir la imagen de un político. Por ejemplo, Felipe Calderón podía decir que iba a gobernar con mano firme porque tenía un carácter temperamental. A él le costó trabajo encontrar la fórmula, de hecho no lo encontró del todo porque su victoria también se explica con la guerra sucia, pero encontró algo para al menos llegar al segundo lugar y a partir de ahí bajar a "López Obrador". Entre sus tantos sloganes con los que experimentó, muchos eran grises y aburridos, pero nada más.

Con Josefina, el problema es diferente. Porque sus lemas de campaña no solo son grises, sino que se prestan para la burla, sobre todo por la incongruencia que percibe la gente. Primero fue "Josefina Diferente", ni una semana bastó para que todos se dieran cuenta de lo mal diseñada que estaba la campaña, luego juntó a su equipo, hizo algunos cambios que uno no se explica, mantuvo en el equipo contra todo pronóstico a Roberto Gil Zuarth, su coordinador de campaña quien le había presentado su renuncia después del incidente del "Estadio Azul". Después despide a Karla Garduño por un simple error tipográfico al escribir "Tlazcala" en vez de Tlaxcala, que si, se popularizó en Twitter, pero se popularizó más y para mal, el hecho de que haya incluído en su equipo a Juan Molinar Horcasitas, uno de los responsables de la tragedia de la Guardería ABC.

Después de todos estos cambios que uno no se explica, aparece el nuevo slogan que uno menos se explica, y es que ahora Josefina Vázquez Mota es "La Jefa". Si su frase de Josefina Diferente sonaba contradictorio, esto es algo peor, porque incluso va acompañada de una imagen (al menos así se ve en su autobús) con una candidata que más bien se ve tierna y a la vez sin personalidad, imagen que contrasta notablemente con lo que todos nos imaginaríamos con una "Jefa".

Yo no sé por qué sus asesores le sugieren a la candidata que no deba ser ella, ha tratado de ser todo menos ella, desde una Madre Teresa hasta un remedo de Margaret Tatcher. Curiosamente cuando se desenvuelve y hace un lado los protocolos luce más, pero pareciera que está prohibido. Es tan incongruente como si Ghandi se hubiera postulado en La India con es slogan "Mano dura contra el crimen" o como si Hitler hiciera una... campaña amorosa. Peña Nieto y Obrador al menos han sido más acertados en este aspecto. Peña Nieto es un actor y como tal, se vende; tal vez habrá una enorme incongruencia entre lo que dice y lo que ha demostrado que es, pero no así con su personalidad y el teatro está demasiado bien fabricado para que muchos se la crean; López Obrador con todo lo que se diga, tiene un carácter que lo hace ver como un tipo "bonachón" con lo cual no genera tanto ruido al proclamarse el "amoroso".

Con Josefina deben de dejar a un lado las formas y las pretenciones y mostrarla tal como es, tal vez no gane la presidencia, pero de cualquier otra forma, todavía tendría menos posibilidades. El tiempo es muy corto, y una semana plagada de errores sabe mucho. Dicen que en abril se define si Peña irá tranquilo a Los Pinos o tendrá un contendiente serio, pero yo no lo veo. Parece que Josefina y López Obrador están peleando por el premio de consolación.

Imagen:SDP Noticias