Rápido crecimiento de Wal-Mart en México se dio a través de sobornos

Da a conocer el diario estadounidense The New York Times una investigación que desenmascara cómo el rápido crecimiento que tuvo Wal-Mart en México para posicionarse prácticamente en todos los rincones del país se dio a través de una red de sobornos y corrupción entre altos ejecutivos y funcionarios públicos en nuestro país y que, además, el corporativo en Estados Unidos prefirió cubrir los hechos en vez de castigar a los responsables.

Todo inició en 2005 cuando un exempleado de Wal-Mart en México, Sergio Cicero Zapata, envió un correo a uno de los abogados de la compañía que contenía nombres y montos de los sobornos, con sus respectivas pruebas. Pagos que superaban los 24 millones de dólares fueron un factor clave en el crecimiento de la compañía y su dominio en como tienda de autoservicio en México.

Además se da a conocer que los ejecutivos de la división mexicana no sólo sabían de los actos de corrupción que se llevaban a cabo, sino que los ocultaron sistemáticamente de sus superiores en los Estados Unidos. Una investigación desarrollada al interior de la compañía tras conocerse esta situación llegó a la conclusión de que "hay una sospecha razonable para suponer que leyes mexicanas y americanas fueron violadas". Esto llevó a la recomendación de una investigación más exhaustiva que fue desechada por los ejecutivos de la empresa.

El dinero usado, según reporta NYT, llegó a manos de alcaldes, cabildos, planeadores urbanos, burócratas de bajo nivel que autorizaban los permisos, además de que también ayudó a disminuir cuotas por impacto ambiental y compró el apoyo de diversos líderes de asociaciones de vecinos.

Las acusaciones de estos sobornos involucran al Presidente de la Junta Directiva en México, el Consejo General, el auditor general y la dirección de bienes raíces de la empresa. Ellos fueron los que diseñaron un agresivo plan de expansión en México, abriendo tiendas en tiempo récord haciendo lo que fuera necesario, con el fin de que la competencia no tuviera tiempo de reaccionar.

Y a pesar de que no era la primera vez de que el corporativo escuchaba de supuestos actos de corrupción en la filial mexicana a cargo en ese entonces de Eduardo Castro-Wright, decidieron que fuera la propia filial en México la que discutiera el hallazgo, desestimando una investigación más profunda debido a que no había "evidencias o indicios claros".

Los invito a que lean la investigación completa y formen sus propias conclusiones de esta situación. Además de que choca con la imagen que han venido dando y que en 2011 se haya declarado a Wal-Mart en México como una de las 10 empresas más transparentes. Y estas declaraciones no son para menos pues esta cadena de autoservicio representa aproximadamente la mitad de lo que facturan las empresas de la ANTAD. ¿Qué seguirá? ¿Veremos reacciones en Estados Unidos o México? Por lo pronto se rumora que Eduardo Castro podría sustituir a Lee Scott Jr. como CEO de la compañía a nivel mundial.