¿Y dónde está el profesor? Casi 12 mil maestros fuera del aula por «comisiones»

El magisterio en nuestro país no se destaca precisamente por sus buenos resultados. Además de paros, marchas y conflictos, el asunto de las "comisiones" se suma a ese montón de temas cuestionables del gremio. En los últimos tres meses de 2011, 24 entidades comisionaron a 11 mil 933 maestros en actividades sindicales, puestos públicos en dependencias municipales y estatales o en funciones políticas o pedagógicas. Pero ¿eso significa que todos esos profesores cobran sin dar clases?, ¿qué es eso de las "comisiones"?

El primer gran problema es que eso de las "comisiones" ni siquiera es algo claro. La organización Mexicanos Primero ha advertido el costo financiero de tener maestros realizando funciones denominadas simplemente “comisiones”. De acuerdo con esta agrupación, existen dos clases de “comisiones”, las justificadas y las no educativas. En las primeras están profesores con funciones directivas, con “becas” comisión inscritos en un programa académico, diseñadores de programas académicos o asesores pedagógicos. En las no educativas están los profesores con actividades como gestión de prestaciones de colegas, encomiendas del sindicato, tareas administrativas para otras dependencias o funcionarios.

Cuando se hizo el corte de caja de profesores comisionados en el primer trimestre del año pasado, los gobiernos estatales reportaron un total de 12 mil 467 comisionados, cuyo gasto ascendió, de acuerdo con la organización, a 405 millones de pesos.

Este problema de los maestros "comisionados" ya había sido advertido por Fernando González, subsecretario de Educación Básica, quien sostuvo que urge una reforma estructural en la Secretaría de Educación Pública para definir el profesiograma de los maestros porque llaman "comisionados" a casi todo, de ahí que sea importante someter a concurso las posiciones y crear un catálogo de roles, rangos y características profesionales para cada nivel de escuela, y agregó:

...para que ya no existan confusiones entre lo que es un comisionado propiamente sindical. Es decir, estos dirigentes sindicales que, amparados en la Ley Federal del Trabajo, tienen una comisión con goce de sueldo, que es otra cosa que hay que clarificar, pues no todas las comisiones son con goce de sueldo, entonces hay que empezar a distinguir entre un tipo y otro.

Otro problema es que ese maestro comisionado, con o sin goce de sueldo, tiene que ser sustituido en el aula por otro, lo cual, advierten en Mexicanos Primero, genera un gasto presupuestal doble, porque se paga al comisionado que se va a desempeñar funciones sindicales y también se le paga al que lo cubre mediante un interinato, como si la situación de nuestro país diera para pagar doble para una tarea que ni siquiera se hace bien.