Estudiantes de la UANL denuncian actos de presión para votar por Enrique Peña Nieto

En estas turbias campañas electorales, los estudiantes se han destacado por oponerse a las mañas antidemocráticas de algunos candidatos, particularmente de Enrique Peña Nieto. El sonado caso de la Universidad Iberoamericana aún está fresco y siguiendo en esta línea de alumnos inconformes, ayer supe, sin mucha sorpresa, que estudiantes están denunciando actos de presión por parte de maestros y autoridades para votar por el candidato copetón. En este caso de trata de la Facultad de Ingeniería Mecánica y Eléctrica (FIME) de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL).

Lo supe por un comentario anónimo en una de las notas que publiqué el día de ayer. Dejaron una liga que conectaba con el blog [email protected]. En un artículo firmado por Ana Rent se advierte que algunos alumnos de la FIME empezaron a denunciar que sus maestros estaban presionándolos para que votaran por Enrique Peña Nieto. Siguiendo el patrón de comportamiento más bajo, añejo y perverso que caracteriza a ese partido: chantajes, dádivas y amenazas.

El tip anónimo llamó mi atención, por lo grave del escenario y por el hecho de no tener firmante. Me puse a indagar más sobre el tema y encontré una nota que los estudiantes estaban circulando, publicada en Sin embargo, en donde se da cuenta de lo escrito en el blog [email protected] y de las acusaciones de los alumnos. Además, ingresé a su cuenta de Twitter @fimeme y a su página de Facebook, medios por los que también se estaba dando a conocer la información.

¿Qué está pasando en FIME? Alumnos expusieron por las redes sociales que habían unas “Hojas de Compromiso en apoyo a Enrique Peña Nieto” y que algunos maestros los estaban presionando para llenarlas. Los datos a proporcionar eran nombre completo, fecha de nacimiento, domicilio, teléfono o celular, clave de elector y "otras cosas". Hasta ahí el asunto corresponde a las prácticas digamos "regulares" de proselitismo del partido tricolor. En cada campaña dan a sus militantes y simpatizantes estas hojas para que se llenen, se supone que para "tener un control" de los que van a votar por ellos. El problema, lo grave, el delito, es en primer lugar que se haga contra su voluntad y en segundo que les decían que como ya tenían sus datos "estaban obligados a votar por Peña Nieto, que si no cumplían su compromiso entonces serían reprobados, afirmando que conocerían si realmente habían votado por ese candidato pasadas las elecciones".

El asunto no se quedó ahí. Estos maestros están apoyados por integrantes de la Sociedad de Alumnos de esa facultad, SAFIME, organización que, de acuerdo con los estudiantes, están relacionados con gente importante dentro de la UANL y del PRI -cosa que ni dudo ni tanto, he sido testigo de cosas así en otras universidades-, quienes reciben un sueldo quincenal por trabajar en la campaña, cuya función primordial es reclutar a estudiantes -tampoco lo dudo, es una práctica común en ese partido-. Además del "apoyo" económico, también reciben vales de comida, favores en materias, "ayuda" para arreglar horarios a conveniencia y becas, acusan en el blog.

Las quejas de los estudiantes se pueden leer tanto en Twitter, como su página oficial de Facebook:

#TeAmoPero ni mergas que te doy mi credencial del IFE. Largo, comelonches.
May 17 via web Favorite Retweet Reply

"Tu nomás pon tu clave de elector aquí en esta hojita y dime en qué materia andas atorado" #FelizDiaDelMaestro- @fimeme // #TristePeroCierto
May 15 via Twitter for Android Favorite Retweet Reply

Así, entre maestros y "juventudes priístas" presionan a los alumnos del FIME para que voten por Enrique Peña. Por desgracia, esto no es nuevo, la diferencia es que actualmente existen los medios para dar a conocer este tipo de tropelías y los estudiantes los están aprovechando. Se supone que varios alumnos ya los denunciaron en la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade), pero las denuncias "desaparecieron".

El tema me preocupa. Se está violando el artículo 403, fracciones VI y XI, del título vigésimo cuarto del Código Penal Federal. Son delitos electorales:

VI. Solicite votos por paga, dádiva, promesa de dinero u otra recompensa durante las campañas electorales o la jornada electoral;
XI. Obtenga o solicite declaración firmada del elector acerca de su intención o el sentido de su voto, o bien que, mediante amenaza o promesa de paga o dádiva, comprometa su voto en favor de un determinado partido político o candidato;

Ni los alumnos de la FIME, ni ningún otro debe estar sujeto a este tipo de cosas. El voto es libre y secreto. Por más amenazas que hagan, ellos no tienen forma de saber realmente por quién votaron. No se puede claudicar ante estas prácticas desalmadas, ni dejarse intimidar por un montón de sujetos que sólo se preocupan por sus intereses. Me alegra que los estudiantes de la FIME estén defendiendo sus derechos y no permitan que un puñado de oportunistas les digan por quién votar. Esta elección es de todos los mexicanos, no permitamos que nos la roben.

Ayer circulé está información y pregunté si conocían más casos en otras instituciones, porque esta es la información que no sale en los medios comprados y oficialistas que juran que todo está muy bien y que el mundo ama al copetudo. Si tengo la fortuna de contar con un espacio plural en el que se puede dar cuenta de estos hechos, ¿por qué no aprovecharlo? Los mexicanos tenemos derecho a saber y a oponernos a este tipo de cosas.

Imagen: [email protected]