La crisis del PAN

La crisis del PAN

Cuando era niño y nos gobernaba ese PRI autoritario como el que ahora quiere regresar en forma de copete, en 1988 a mis seis años, mucha gente en mi ciudad Guadalajara tenía fe en un cambio. A mis seis años no sabía mucho de política pero ya sabía que el PRI eran los rateros, del PRD en ese entonces no sabía que existía (en ese entonces Guadalajara era una ciudad bastante más conservadora que ahora) y pues el que me decían que iba a ser el cambio fue Manuel "El Maquío" Clouthier. Mi madre tenía pegada una calcomanía de Clouthier en su Brasilia, y poco después de que fueran a votar (confundía los términos de votar y botar), mis papás se estaban quejando de que el PRI se había robado las elecciones. En ese entonces el PAN era un partido con una fuerte convicción democrática, gente como Manuel Clouthier, Carlos Castillo Peraza, Luis H Álvarez entre otros pensadores daban sustento a un partido más cercano al centro que a la ultraderecha.

Veo al PAN de ahora, y no tiene absolutamente ningún pensador o algún personaje destacable dentro de su partido, el partido fue absorbido por empresarios y por El Yunque (aunque estos últimos ya andan apoyando a Peña Nieto), el PAN era un partido considerado humanista, solidario y subsidiario, términos que se ponen en serio predicamento 60,000 muertos después. Felipe Calderón, el presidente criticado por una mediocre gestión, me atrevo a decir incluso, que actualmente es de lo "menos peorcito" que tiene actualmente el PAN. Porque ahora hablar de Acción Nacional, es hablar de Larrazabal, de Molinar Horcasitas, de Genaro García Luna, o de Emilio González quien le mentó la madre a los jaliscienses. Otros panistas como Manuel Espino tienen el empacho de aliarse con ese monstruo que tanto criticaron, como el PRI de Peña Nieto y para ofrecerle voto panista, e incluso a veces parece que Vicente Fox de una forma tácita, apoya a Enrique Peña Nieto, quien recibió se dice, asesoría en el Centro Fox e incluso, le metió la pierna a la candidata del PAN Josefina Vázquez Mota al afirmar que Enrique Peña Nieto ya ganó.

Algo es seguro en estas elecciones. El PAN va a sufrir una derrota catastrófica, va a perder la presidencia y es casi un hecho que terminará en tercer lugar, lo cual le dejará con una rapaz minoría en el congreso. También va a perder uno de sus bastiones principales como lo es Jalisco (en conjunto con todos los municipios de la Zona Metropolitana de Guadalajara), el cual está siendo peleado entre Aristóteles Sandoval y el izquierdista Enrique Alfaro. Los azules estarán confinados a ser la tercera fuerza del país. Posición que solo ocuparon entre 1988 y 1991, porque siempre han ocupado alguno de los primeros lugares con el PRI o con el PRD.

Lo peor es que en el corto y mediano plazo las perspectivas son negras. La gente está decepcionada del partido, y el PAN no sabe que ofrecer a cambio, incluso la candidata Josefina Vázquez Mota, divaga entre dar continuidad al gobierno de Calderón o ser "diferente". No existen alternativas, el PAN se quedó sin las bases que les dieron fuerza, toda la herencia de Gómez Morín, de González Luna, y demás intelectuales y activistas políticos se perdió entre la ambición y el espaldarazo a la democracia. Para la derecha vienen tiempos muy duros y tendrá que haber una renovación de fondo. Si llega Peña y el PRI fracasa, la gente volteará seguramente a la izquierda, si llega López Obrador y fracasa, posiblemente la gente ahora si termine dándole la victoria al PRI. ¿Y el PAN qué va a hacer?.

Imagen:The Gourmet Journal