La economía mexicana en el primer trimestre del 2012

El día de hoy Banco de México presentó su Informe Trimestral sobre la Inflación (PDF) en el que también se hace un repaso de la situación de la economía mundial y nacional para poner en contexto lo que ha sucedido.

Durante el periodo que se analiza la economía mundial se estabilizó. Los problemas en Europa parecieron encontrar poco a poco una solución, lo que se reflejó en una mejora en las previsiones de crecimiento de Estados Unidos y una estabilización del tipo de cambio, lo que ayudó también a que el dinamismo de las exportaciones mexicanas se mantuviera. Sin embargo en las últimas semanas hemos visto que la incertidumbre ha regresado, lo cual se ha visto reflejado principalmente en el tipo de cambio.

Quizá lo más significativo del reporte es que se eleva el rango de crecimiento esperado del PIB para este año de entre 3% y 4% a entre 3,25% y 4,25%. De hecho, aunque el dato oficial se dará mañana, el PIB en el primer trimestre de este año aumento 4.4% con respecto al mismo trimestre del año anterior, comparado con el 3.9% del último trimestre del 2011, lo cual muestra una mejoría y dinamismo en la economía mexicana.

En la gráfica también podemos ver las expectativas de la brecha del producto, la diferencia entre el PIB y el PIB potencial, que es el nivel de crecimiento que la economía tendría si usara toda su capacidad y que, además, no provoca presiones inflacionarias. Esta brecha se ha venido cerrando, pero será hasta fin de este año cuando se espera llegue a cero. (Para entender mejor algunos términos económicos recordemos el libro recientemente publicado por INEGI)

Con respecto a la inflación hemos visto cómo ha disminuido en su nivel general y se ha mantenido bastante estable en el componente subyacente, lo que nos dice que los aumentos en los últimos meses de 2011 y los primeros de este fueron transitorios. Y se espera que aunque se puede elevar en la segunda mitad del año, terminaremos con una inflación controlada y situada en el intervalo objetivo de Banco de México entre 3% y 4%.

Pero a pesar del entorno macroeconómico sólido que tiene la economía mexicana, aún hay problemas que deben resolverse y que afectan a los mexicanos. En primer lugar está el deplorable nivel en el que se encuentra el salario real de los mexicanos que, aunque la inflación permanece controlada, aún sufre de las consecuencias de la crisis y sigue perdiendo poder adquisitivo.

Por otro lado el empleo es una variable que no se ha recuperado. Aunque se espera que a fines del 2012 se añadan entre 540 y 640 mil asegurados al IMSS, éstos son insuficientes. Además de que hemos visto cómo la tasa de desocupación nacional se encuentra en 4.9%, pero aquellos en el sector informal representan el 29,1% de la población ocupada (aunque hay quienes dicen que alcanza más del 40%).

Las expectativas no han cambiado mucho respecto a lo que se esperaba en los meses pasados y muestran que la economía mexicana tendrá un crecimiento moderado debido al difícil entorno mundial pero que podrá resistir debido a las fortalezas macroeconómicas del país. Finalmente, Banco de México insiste en la necesidad de las reformas estructurales que dotarían a México de lo necesario para tener un crecimiento aún mayor.

Volvemos al reclamo que ha surgido desde diversas voces de la opinión pública y la población, ¿de qué nos sirve la estabilidad económica si no lo vemos en nuestros bolsillos?