Caso Yarrington: congelan sus cuentas, caen testaferros y van por más

El asunto de Tomás Yarrington, exgobernador de Tamaulipas, sigue marchando. Y es que uno no lava millones de dólares provenientes del narcotráfico así como así y, además, solito. De hecho, el Ministerio Público (MP) ha girado 30 órdenes de localización y presentación contra personas presuntamente involucradas en operaciones financieras e inmobiliarias con recursos procedentes del narcotráfico.

Pero eso no es todo. Eduardo Rodríguez Berlanga, empresario tamaulipeco, relacionado con el ex gobernador, fue detenido este martes por elementos de la Procuraduría General de la República (PGR) en Monterrey, Nuevo León. Según las autoridades, Rodríguez Berlanga, también conocido como "La Conga", fue titular de la constructora Janambres durante el gobierno del mandatario priísta y se le investiga por actuar como presunto prestanombres de Yarrington.

Como uno no es ninguno, el también empresario, Napoleón Rodríguez, se señala como presunto testaferro de Yarrington y fue arraigado 40 días por orden de un juez federal, a petición de la PGR, para ser investigado por operaciones con recursos de procedencia ilícita. En la demanda civil que se presentó en Texas contra Yarrington, se señala a Napoleón Rodríguez como uno de sus presuntos operadores financieros y prestanombres desde 1998.

Otra que ya cayó es Zonia Nereida De Pau García, exesposa del empresario prófugo de la justicia mexicana y estadounidense, Francisco Cano Martínez, quien no tuvo mayores reparos en soltar toda la sopa, culpando a su exmarido y aceptando que el dinero que manejaba para adquirir propiedades era suministrado por Tomás Yarrington.

Ya estando en esas, la Policía Federal Ministerial de la PGR va tras la pista del empresario inmobiliario, Sayed Mohamed Farough Fatemi Corcuera, con la finalidad de presentarlo ante la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO), para que declare sobre la red de lavado de dinero, que integraba con otros empresarios, para el mentado exgobernador.

Como todo esto empezó con la denuncia en el país vecino, el Departamento de Justicia de Estados Unidos solicitó al gobierno de México información sobre la situación patrimonial de Tomás Yarrington para continuar integrando las acusaciones en su contra.

Y para que no se ponga en duda el buen trabajo de las autoridades mexicanas, la PGR ya solicitó a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) el congelamiento de las cuentas bancarias a nombre de Yarrington.

La caja de Pandora que abrió Raúl Lucio Hernández “El Lucky", presunto cofundador de los Zetas, con sus declaraciones, está dejando salir la maraña de complicidad y delincuencia que hay entre Yarrington y sus testaferros, dando mucho más de qué hablar y culpar en esta contienda electoral. Sólo espero que el caso se lleve hasta sus últimas consecuencias y al final no salgan con que siempre no.