La Liga MX, más de lo mismo

La Liga MX, más de lo mismo

La Federación Mexicana de Futbol había anunciado una renovación en sus competiciones, esto posiblemente porque la Liga Mexicana no es muy bien vista por diversos factores, como los formatos de competición, los intereses que rodean al futbol. En esta "nueva liga" prometen mejorar el nivel de competición, de comercialización, además de la creación de nuevos protocolos de seguridad y de atención a los medios de comunicación. Incluso se atreven a decir que buscan participar proactivamente en el desarrollo social del país y crear un código de ética (creo que tendremos una liga amorosa). La Liga MX, es más de lo mismo, porque no implica ningún cambio de fondo.

Los dueños son los mismos, el formato de competición es el mismo, muchas palabras, pocas cosas concretas. Televisa sigue teniendo el control del futbol mexicano, incluso el cartonista de mediotiempo.com, Ubaldo, se mofa de esto, diciendo que el que tiene más prisa por que empiece esta liga es Enrique Peña Nieto. Y los dueños del futbol quisieron vendernos espejitos al colocar partidos importantes en la primera jornada, como el Gallos Blancos vs León (decisivo para la cuestión del descenso) o el Atlante vs Pachuca (donde los técnicos rivales Hugo Sánchez y Ricardo La Volpe se dieron las manos). Pero en realidad el que vio cualquier partido, se dará cuenta de que la liga es exactamente la misma.

Las renovaciones constaron en el cambio del nombre al más puro estilo Televisa. IniciativaMX, GeneraciónMX y ahora LigaMX, también se crearon logotipos para las diferentes ligas, los cuales han sido criticado severamente por diseñadores gráficos por la cuestionada calidad de diseño de estos. Como normalmente pasa en el futbol (práctica que lo practica la televisora también en la política) esta es una simple puesta de escena, porque no hay cambios estructurales que comprometan a los equipos ser más competitivos, es más, ni siquiera se cambió el formato del torneo (con excepción de la reinstauración del torneo de copa), donde siendo dos campeones al año, se pierde el significado de que un equipo sea campeón, como si se percibía cuando se tenían torneos largos.

Es evidente que el futbol es un negocio y nada más. Lo peor es que ni siquiera eso saben hacer bien; ante la baja calidad de la competencia en el futbol, muchas personas optan por distraerse de otras formas, y es que ahora al haber más alternativas de esparcimiento, el futbol ya no es tan atractivo como antes para algunas personas. Ciertamente existen aficionados muy fieles como en el norte, pero en muchos otros equipos, ha existido una mala relación con la afición (Chivas es un caso) y esa pasión que algunos aficionados sentían por un equipo se ha ido disipando, sí, al grado de que ya no le va a ayudar tanto a Peña Nieto para que la gente deje de verlo y se ponga a ver los partidos.