Una nueva Cineteca que fortalecerá la preservación del cine mexicano

Desde mayo comenzó en el Distrito Federal la remodelación de la Cineteca Nacional; sin embargo, la veda electoral no había permitido su difusión. El anuncio formal del proyecto fue hecho hoy por Consuelo Sáizar, presidente de Conaculta, quien dijo que la obra será terminada en noviembre y costará 96 millones de pesos.

El nuevo espacio arquitectónico, además de albergar la Cineteca, será sede también de un Museo del Cine y la Videoteca Digital. Estos nuevos espacios contarán con cuatro salas de exhibición, una ludoteca, un Cerebro Digital de la Imagen y 25 cabinas de revisión. Cabe mencionar que este proyecto no es el mismo que se anunció hace algunos meses.

Cineteca 7

Será un espacio dedicado a difundir el acervo fílmico de la Cineteca Nacional que durante mucho tiempo permaneció en resguardo, además de proveer las condiciones necesarias para fomentar el pensamiento y reflexión en torno al cine.

La obra, que cuenta con un avance del 35%, tendrá como principal objetivo el fortalecer la preservación del patrimonio fílmico mexicano. La renovación quedó en manos de los arquitectos Mauricio Rocha y Gabriela Carrillo, quienes respetaron la idea del arquitecto Manuel Rocha, autor del espacio original, de contar con espacios que tuvieran un aire prehispánico.

Con el rediseño la Cineteca ganará el doble de espacio, lo que permitirá tener más salas de exhibiciones para diferentes ciclos de cine, así como más espacio para resguardar la memoria fílmica nacional.

El Museo del Cine será de cuatro niveles y contará con cuatro salas para exposiciones temporales, y un espacio de servicios generales que incluirá sala de lectura y una ludoteca.

Por su parte, la Videoteca Digital contará con tres niveles y albergará el Cerebro Digital, el cual pondrá a la disposición del público el primer archivo digitalizado del cine nacional.

Sin duda un proyecto ambicioso que busca dar a conocer la industria del cine mexicano muy castigada en época reciente al estereotiparlo como producciones llenas de sexo, narcotráfico y groserías. Que el mexicano se acerque al cine de antaño más allá de las películas repetidas en televisión y conozca su historia en un museo se me hace un genial aporte a la cultura. Y ni qué decir del proyecto arquitectónico que moderniza el espacio pero sin perder el estilo con el que contaba.

A mi consideración es un gran proyecto que debe difundirse, así como el excepcional trabajo que ha hecho Consuelo Sáizar desde Conaculta al verdaderamente impulsar la cultura. Ahora sólo queda esperar a noviembre para visitar este espacio y conocer sus novedades; un espacio que, sin duda, la industria del cine mexicano se merece por lo que representa y por lo que puede llegar a ser.

Y para que nadie se pierda de este nuevo espacio, la entrada al Museo del Cine será gratuita hasta el 31 de diciembre de este año en un horario de las 12 a las 20 horas, de martes a domingo.

Imágenes: Conaculta