El calderonismo se aferra: Ernesto Cordero será lider del PAN en el Senado

Dentro del PAN hay una lucha por controlar el partido y, ante su ausencia en el gobierno federal, cualquier espacio que se controle será bueno.

El fin de semana se llevó a cabo la reunión plenaria del Partido, de la cual surgieron los nombres de quienes liderarán las bancadas panistas en el Congreso de la Unión: Ernesto Cordero en el Senado y Luis Alberto Villarreal en San Lázaro.

ERNESTO CORDERO

La lucha de Calderón por tomar el control del partido se vio desde que impulsó la precandidatura presidencial del ahora coordinador de los senadores. Al perder, fue el músculo político de Calderón quien acaparó espacios en las listas de los plurinominales, especialmente en el Senado.

¿Qué es lo que hará Cordero en el Senado? En sus propias palabras, dijo que el principal trabajo será impulsar una agenda legislativa que dote al país de las reformas necesarias.

Esta agenda que ellos califican como "ambiciosa" es un arma de dos filos pues implicaría apoyar propuestas del PRI, con lo que el probable partido en el poder se llevará los aplausos; pero en caso de fracasar será el PAN quien pague los platos rotos al apoyar propuestas que resultaron inviables.

Pero a final de cuentas, a lo que le apuesta Calderón es a tener a uno de sus más cercanos colaboradores en el centro de los reflectores públicos. El trabajo de Cordero, además de defender esta "ambiciosa agenda" será recuperar la confianza de la gente en el PAN desde el legislativo. Aunque si los problemas de unidad en el partido siguen, habrá quienes busquen eclipsar esta exposición que claramente tiene las miras puestas en la candidatura presidencial del 2018.

¿Le conviene al PAN que Cordero llegue al Senado? En lo personal me parece que no. Ernesto no tiene el carisma ni la capacidad de negociación necesaria para encabezar una bancada y, mientras los problemas internos en el PAN no se solucionen, probablemente ni siquiera cuente con todos los senadores. A esto hay que aumentarle que podría hacer declaraciones poco afortunadas como las de los seis mil pesos.

Sin embargo, también es cierto que el PAN no tendrá mucho espacio para negociar. Públicamente se ha dicho que no jugarán con el futuro del país para beneficiarse políticamente y que apoyarán las propuestas del PRI si son buenas para el país. ¿Qué podemos esperar del PAN como oposición? Apoyo pero también un contrapeso, por mínimo que sea.

El problema del PAN es estar pensando en espacios en el gobierno y no en lo que puede ofrecer a los ciudadanos. Lo vimos con Calderón al intentar legitimarse mediante acciones fuertes, pero que no fueron pensadas del todo. Y lo vemos ahora en el "proceso de refundación" de un partido que ha olvidado de donde viene.