¿Existe la democracia en nuestros genes?

¿Existe la democracia en nuestros genes?

Un debate promedio entre los mexicanos en Twitter:

Tu eres un Pejezombie. Ah, pues ustedes zombienpendejos

Siempre me he cuestionado si realmente somos un país democrático. Una democracia va más allá de tachar una papeleta cada seis años, es una forma de vida, donde se puede no estar de acuerdo en absoluto con las ideas del contrario, pero hay un respeto hacia la integridad de su persona; una democracia donde liberales y conservadores pueden debatir, donde estatistas y neoliberales pueden hacerlo; donde los debates pueden ser muy fuertes o intensos, pero esto no coadyuva en la descalificación de la persona. En mi humilde punto de opinión, esto refleja la calidad de la democracia de un país.

En México existe un IFE que cuenta bien los votos (aunque no toma cartas en el asunto para decir de donde vienen) donde hay (todavía) libertad de expresión. Son estas dos características lo que hace pensar que en México existe algo de democracia; pero creo que estamos muy lejos de serlo. Los dos candidatos principales de las elecciones lo muestran. Ya hablamos de Pedro Ferriz y John Ackerman como periodistas silenciados por un régimen peñista que todavía no llega. López Obrador, por su parte, es reacio a aceptar críticas y descalifica rotundamente a quien lo cuestiona, como el diario El País, que afirmó que López Obrador es un lastre para la izquierda y este les dijo que dejaran de hacer periodismo colonizante y se preocuparan por la situación de su país.

La convicción democrática no existe, y esto se refleja en la sociedad. Las descalificaciones a las demás personas son pan de cada día: -Vete a adorar a tu mesías tropical-, -Televisa te lavó el cerebro y por eso votaste por Peña-, dichas discusiones (que debates no son) no construyen, y muestran un autoritarismo inherente. Estas personas dedicadas a descalificar a las otras, buscan imponer sus opiniones, y si no se está de acuerdo, se reduce la integridad de las personas a nada.

Para que exista un gobierno democrático, se necesita una sociedad democrática. El problema es que un gran sector no está dispuesto a asumir el sacrificio que ello implica. Una sociedad poco tolerante difícilmente podrá aspirar a ser una sociedad democrática.

Hagamos Democracia