El caso León – TV Azteca y el poder del duopolio televisivo

Esta temporada, la Liga MX -como se rebautizó al torneo de fútbol de Primera División de México- tiene como equipo recién ascendido al León. Más allá de sus méritos deportivos (al día de hoy, marcha tercero de la tabla general), la escuadra verde ha recibido los reflectores por su pugna con TV Azteca por los derechos de transmisión. El torneo lleva ya seis jornadas jugadas y no parece que un arreglo esté próximo. Hasta ahora, sus tres partidos de local (ante Tijuana, Santos Laguna y Morelia) no han sido emitidos en TV.

El caso del León evidencia la colusión que existe entre TV Azteca y Televisa para dominar el negocio del fútbol; y de paso, inhibir la competencia del libre mercado. Para quienes no sepan, ambas televisoras se dividen los equipos que asciende a Primera División. Bajo este pacto, las transmisiones de León corresponden a TV Azteca. El problema es que la televisora del Ajusco quiere comprar dichos derechos según un tabulador que ellos tienen, en el que el equipo recién ascendido tiene un precio bajo. Se dice que Azteca está dispuesta a pagar 27.5 millones de pesos anuales por los derechos de la escuadra (lo que gastaba con Estudiantes Tecos, equipo que descendió), pero el León pide 50 millones, considerando las ganancias que puede obtener.

En cualquier otro país, León podría negarse a la oferta de TV Azteca y buscar que otro canal le compre las transmisiones. Sin embargo, el duopolio tiene acorralado al club. Televisa no entrará en las negociaciones por el pacto que ya tienen con Azteca. ¿Y los canales de señal restringida? ESPN, TVC Deportes o Fox Sports podrían ser opciones, pero hay una advertencia sobre ellos de que se mantengan al margen, o de lo contrario, sus señales serían vetadas de los servicios de televisión de paga. Además, como consolación, los derechos de la Copa MX (torneo que se disputa entre equipos de Liga y Ascenso) se repartieron entre estos canales.

Ya hemos visto hasta dónde llega la influencia del duopolio en estos canales, como con el despido de Carlos Albert en ESPN por incomodar a TV Azteca. Tampoco es la primera vez que un equipo mexicano quiere oponerse al control de las televisoras. En 2010, el Monterrey plantó cara a Televisa al transmitir cuatro de sus partidos por Internet. Al final -y con amenazas legales de por medio- ambas entidades llegaron a un acuerdo. En el caso de León, el club está siendo perjudicado porque no aparecer en TV es un obstáculo para firmar patrocinadores. Como mencionó en una entrevista Gerardo Velázquez de León, director de TVC Deportes, si el equipo verde quiere romper negociaciones con Azteca, se topará con una barrera muy grande. "El mundo de la televisión en este momento está muy unido para este tipo de cosas", sentenció.

Las opciones se le agotan al León. Por lo pronto, ha trascendido que Al-Jazeera, la cadena de TV más grande del mundo árabe, está interesada en comprar los derechos de transmisión para Estados Unidos. Actualmente, Televisa y TV Azteca se reparten 17 de los 18 equipos de Primera División (incluido Atlante, cuyos juegos sólo van por Sky, sistema de paga de Televisa). Hay quienes afirman que el precio que pide León es excesivo, pero eso pasa a segundo término en un escenario donde un equipo no puede sentarse a negociar libremente con la empresa que le convenga. ¿Cuánto más podrá aguantar León sin caer en las presiones del duopolio?