México, entre los países con la gasolina más barata

No es broma. Contrario a lo que muchos percibimos, según un estudio realizado por Bloomberg, México es el séptimo país con la gasolina más barata. Fueron 60 naciones las que participaron en este estudio y es Venezuela el país que encabeza esta lista.

Los países con la gasolina más cara son Noruega, quien paga 10.12 dólares por galón de gasolina Premium. Le sigue Turquía (9.41 dólares por galón) e Israel (9.28 dólares por galón). En el otro extremo de la lista, y como ya les adelantaba, se encuentra Venezuela, quien paga 0.09 dólares por galón. Es decir, 31 centavos de peso por litro. En otras palabras, es más barato un litro de gasolina en Venezuela que un vaso de agua en México. En nuestro país se encuentra en la septima posición al pagar 3.24 dólares por galón. Nada mal.

Pero el precio de la gasolina no lo es todo. Una de las principales justificaciones al aumento del precio en México es que en otros países está mas cara. Pero claro, cuando hablamos de otros países nos referimos a naciones cuyos habitantes tienen mayor poder adquisitivo. No es lo mismo pagar un litro de gasolina con los ingresos en Estados Unidos que con los ingresos en México. Este estudio también contempla esto y es aquí donde cambia un poco la cosa.

En la relación precio por galón/ingresos, México ocupa la posición 29 entre las mismas 60 naciones considerando un ingreso promedio de 29 dólares. Los países que encabezan esta lista --de manera negativa-- son India, Pakistán, Filipinas, Nigeria e Indonesia. En el lado contrario, otra vez esta Venezuela; cuyo precio podría darnos tema para escribir un libro completo.

Entonces la gran pregunta es: ¿son acertados los subsidios a este combustible? Este es el eterno debate entre políticos. En un extremo está la propuesta de López Obrador de crear refinerías para reducir el precio. En el otro están los "neoliberales", quienes consideran que el estado no debe administrar refinerías, sino todo lo contrario: eliminar subsidios y "liberar" al estado de esta carga. En medio de las dos está la altamente criticada política del actual gobierno, quien propone eliminar los subsidios gradualmente.

Una de las críticas a la eliminación del subsidio es el aumento de precios en la canasta básica. Pero hay un combustible que nadie toma en cuenta y que es primordial en mantener estos precios bajos: el diesel. Este combustible es usado por prácticamente todos los camiones de carga pesada: autobuses, torton, trailers, tractores. Es decir, de estos vehículos depende el precio del transporte público y el precio de los alimentos. El diesel prácticamente ha duplicado su precio en este sexenio, pero todos los ojos están en el precio de la gasolina. Y es de esperarse, es el combustible que afecta directamente nuestra economía.

Lamentablemente el subsidio a la gasolina solo beneficia a quienes tienen vehículo. Es decir, las clases media y alta. Si se reduce su precio no solo le damos cuatro pesos por litro a los que tiene carro --unos 240 pesos por llenada de tanque--, sino que también se alentará el uso de vehículos V6 y V8; nada bueno para ciudades con altos índices de contaminación.

Nuestros políticos tienen que jugársela entre ganar o perder simpatizantes --subir o bajar el precio de la gasolina--. Por mi parte, si se eliminara el subsidio a la gasolina y se aplicara solo al diesel, encantado. Así realmente se apoyaría a las familias de bajos recursos evitando la alza de precios. Pero difícilmente alguien se va a arriesgar a perder en las próximas elecciones por este tipo de políticas.

Foto: animalpolitico