MVS contra SCT: ¿Quién tiene la razón?

Hace una semana se desató la polémica por la decisión del gobierno federal de rescatar la banda de 2.5 Ghz. A MVS no le gustó nada la idea y ha acusado al gobierno de chantaje y de haberlos engañado. Todo se politizó. ¿Quién tiene la razón? Vamos a tratar de explicar en términos sencillos de que se trata todo este jaloneo.

Banda de 2.5 Ghz, el coche oxidado que resultó ser un clásico

Todo comenzó durante el gobierno de Ernesto Zedillo. MVS Comunicaciones tuvo la suerte de recibir un diamante en bruto. Cuando en 1995 le otorgaron las concesiones para usar la banda de 2.5 GHz, estas no tenían en valor que hoy tienen. Fue en el año 2000 cuando la Unión Internacional de Telecomunicaciones identificó que esta banda era ideal para proveer servicios de banda ancha. Para MVS, esto fue como si les dijeran que el coche viejo y oxidado que compraron en realidad es un vehículo clásico altamente valorado en el mercado.

Lamentablemente para MVS, el coche no es propio, sino rentado. El espectro radioeléctrico es propiedad de la nación y puede ser explotado por privados mediante licitaciones, como lo hacen a todas las empresas de telecomunicaciones. Pero los títulos de concesión tienen una fecha de caducidad y límites para su uso.

El tener un permiso para explotar un bloque de determinada banda no significa que puedes hacer lo que te venga en gana. Telmex tiene años pidiendo que les modifiquen la concesión para poder vender televisión por cable usando la misma infraestructura que ya tienen para vender el internet y el teléfono. Las concesiones también tienen una fecha de caducidad. Para MVS las primeras vencieron en 2005 y han pedido prórrogas para poder seguir haciendo uso de ellas.

Pero como comentaba anteriormente, el coche que tiene MVS resultó ser un clásico altamente valorado. Y por lo tanto vale mucho más de lo que se tenía contemplado debido a que su explotación puede arrojar mucho más beneficios. Aquí es donde surgió el problema entre MVS y la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

MVS y la búsqueda del acuerdo con la SCT

Desde hace algunos años MVS está buscando que se modifique su título de concesión para vender banda ancha móvil usando las mismas frecuencias de las que ya dispone. Pero la SCT considera que hacer el cambio de concesión sin recibir ingresos acordes al potencial que tienen las frecuencias es un mal negocio. Para MVS la cantidad que pide la SCT es escandalosa. El organismo mexicano considera que un pago justo por hacer uso de estas frecuencias --pero en lugar de vender televisión, ahora banda ancha-- es de alrededor de 27 mil millones de pesos anuales por un bloque de 190 Mhz, mientras MVS ofrece solo 104 millones.

¿Es mucho dinero? Posiblemente sí, pero los pagos por contraprestación no son baratos. Telcel, el gigante mexicano de telefonía móvil, aceptó pagar en la pasada licitación 21 16 mil 494 millones de pesos anuales por 21 bloques de 10 Mhz de la banda de 1.7 Ghz; mientras que Nextel --quien en ese momento estaba aliado con Televisa-- pagará 18 mil 314 millones de pesos a Hacienda como contraprestación por un bloque de 30 Mhz.

MVS ha buscado negociar durante muchos años para poder llevar a cabo su proyecto Banda Ancha Móvil para Todos. Pero al parecer sus propuestas no gustaron al gobierno mexicano y optó por dar la espalda y comenzar con el "rescate" de la banda de 2.5. Al ser un bien de la nación, la SCT está en todo su derecho de emprender acciones para tener la disponibilidad de licitar una vez más el espectro y obtener los beneficios económicos acordes al potencial de la banda.

Pero el problema también está en MVS, quien no está dispuesta a ceder espectro que tiene a su disposición. Cuando recibió las concesiones en 1996, la Cofetel optó por adoptar el modelo irlandés, el cual consiste en otorgar un solo bloque de 190 Mhz a un solo concesionario. Es por ello que actualmente MVS tiene a su disposición el mayor rango de espectro. Ahora se niega a que la SCT licite parte de esta banda --la propuesta son bloques de 30 Mhz-- para que exista la posibilidad de que haya más competidores. Esta práctica también ayudaría a conocer el precio real de la banda de 2.5 en el mercado mexicano y así fijar una contraprestación a MVS. Tampoco han aceptado.

En conclusión

Desconozco si las acusaciones de Joaquín Vargas son verídicas, pero en caso de serlo, no creo que el gobierno mexicano haya tenido la necesidad de caer tan bajo. Están en todo su derecho de realizar el "rescate" de la banda de 2.5. Tampoco tengo pruebas de que Televisa esté detrás de todo esto. En caso de que se lleve a cabo el recate y posteriormente la licitación, todas las telefónicas --Iusacell, Telefónica, Nextel, Telcel y hasta MVS-- podrán buscar su pedazo de espectro radioeléctrico. Hay para todos siempre y cuando paguen lo justo. Televisa - Iusacell no sería la única beneficiada.

Yo me pregunto. Si Televisa o Telcel fueran las empresas que recibieron el auto chatarra que resultó ser un clásico muy valorado, ¿se aceptaría que se regale el espectro de la misma manera que lo pide MVS?, ¿o solo por que ahí trabaja Carmen Aristegui --gran periodista, por cierto-- se le tiene que tratar de diferente manera?, ¿qué no es lo que todos pedimos, que haya más competencia?, ¿no queríamos que las empresas no tuvieran privilegios y todas pagaran impuestos?

Foto: La Jornada