El clavadista Iván García se disculpa por su mensaje homofóbico en Twitter

Más vale tarde que nunca: el clavadista olímpico Iván García ha emitido una disculpa en Twitter por un mensaje homofóbico que publicó el mes pasado. No sólo ha pedido perdón por el desatino; también ha enviado un exordio a sus seguidores a combatir la discriminación y ha pedido que sigan a la cuenta oficial del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (@Conapred).

"Me disculpo por mi desatinado tuit sobre los gays. Me expresé mal. Vamos todos por el Oro en respeto y la igualdad", señaló en su cuenta en un primer mensaje. Minutos después, solicitó a sus seguidores que "nos sumemos a trabajar todos para que en México vivamos sin discriminación", al tiempo que recomendaba seguir a Conapred en Twitter.

Así como en su momento señalé a García por su desafortunado tweet, debo reconocerle su reacción. Es inusual que una figura pública acepte sus errores, así que supongo que la presión social fue la suficiente para hacerle recapacitar. Pero, más allá de simplemente ofrecer una disculpa a los agraviados, ha tenido un gesto para dar un mensaje positivo en contra de la discriminación.

Aceptar que su dicho fue un error es reconocer que la homofobia, por más tácita e inofensiva que parezca, es algo que debe evitarse. Ojalá su postura sirva como ejemplo para que otras figuras públicas, así como para las decenas de miles de seguidores que acumula en Twitter. Si tanto aplaudimos a los jóvenes atletas por su mentalidad ganadora en el deporte, da gusto saber que también se les puede ovacionar por su postura contra la intolerancia. ¡Bravo, Pollo!