La disputa entre Felipe Calderón y Javier Corral, conflictos en el PAN

Es muy sabido que existen serias divisiones dentro del PAN. Dentro del partido existen muchos intereses y jaloneos, los cuales comenzaron a ser más notorios desde la campaña electoral. La disputa entre Felipe Calderón y el senador Javier Corral pone en evidencia los conflictos que se viven dentro del partido.

No es un secreto que estos dos personajes tengan diferencias y pertenezcan a diferentes tribus dentro del partido. Como ejemplo, sabemos que Calderón en su gestión ha beneficiado a Televisa. En cambio, el senador Javier Corral ha sido un ferreo luchador de la democratización de los medios de comunicación, quien fue uno de los personajes que logró evitar la ya famosa "Ley Televisa".

Felipe Calderón, un personaje conocido por su carácter duro, llamó cobarde a Javier Corral ante varios legisladores donde este último estuvo ausente, lo cual se interpretó como si Felipe Calderón hubiera hablado mal a sus espaldas. Esto hizo que Javier Corral arremetiera duramente contra el Presidente de la República y lo criticara en una carta por ser el artífice del regreso del PRI

Este primero de diciembre le vas a entregar en San Lázaro la banda presidencial a Peña Nieto. La misma que recibiste de Vicente Fox. Un retorno del PRI es una amenaza que todos percibimos. Lo sabes bien, ese momento condensará como ninguna crítica o análisis, tu fracaso.

Javier Corral asegura que el malestar que le tiene Felipe Calderón proviene de la crítica que ha hecho a su política de telecomunicaciones. Pero se justifica también diciendo que también ha defendido a Felipe Calderón, como en el incidente donde Gerardo Fernández Noroña sacó una manta en alusión al supuesto alcoholismo del presidente.

Esta declaración deja en claro las disputas que hay dentro del PAN, donde algunos buscan defender los principios democráticos, y otros parecen estar dedicados a complacer a los poderes fácticos y al presidente entrante. Incluso algunos de los primeros ya acusan a los últimos de haber pactado la presidencia con Enrique Peña Nieto. Es muy claro que hay una fractura dentro del PAN, y parece que les ha costado asimilar la derrota que sufrieron en las urnas, de una forma más fuerte de la que algunos panistas han acusado a López Obrador.

Si el PAN quiere volver a contender a la presidencia tendrá que mirar más a ese PAN de principios humanistas y democráticos, y menos a ese partido de complacencia ante los poderes fácticos y que se dicen demócratas cuando en realidad ejercen esas cualidades solo cuando les conviene. Hoy en día el PAN es el partido más fracturado, incluso que el PRD, donde los quejosos al menos están decidiendo salirse.

Imagen:GBM Radio