Día Mundial para la Prevención del Suicidio: estadísticas en México

El próximo 10 de septiembre se celebra el Día Mundial para la Prevención del Suicidio, instituido por la Asociación Internacional para la Prevención del Suicidio y la Organización Mundial de Salud. Su finalidad es llamar la atención sobre este problema y alentar a los gobiernos y organizaciones a alentar la adopción de medidas que busquen atenderlo.

Como ya es costumbre con este tipo de días, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía ha publicado cuál es la situación en nuestro país (.doc).

Suicidio

De acuerdo a cifras obtenidas de los registros administrativos de defunciones en 2010 (los datos más recientes), se consideran como suicidio aquellas muertes catalogadas como "por lesiones autoinflingidas intencionalmente". De acuerdo a estos datos, en 2010 se suicidaron 5.012 personas en el país. Aunque la tasa de mortalidad por suicidio es baja, de sólo 4,5 suicidios por cada 100 mil habitantes, su valor se duplicó entre 1990 y 2010.

Investigaciones citadas en el reporte del INEGI indican que las mujeres son quienes tienen un mayor índice de pensamientos e intentos de suicidio, sin embargo, son los hombres quienes consuman el acto. Debido a esto por cada nueve hombres que se quitan la vida, sólo dos mujeres recurren a este acto.

De las personas que se quitaron la vida el 41% corresponde a jóvenes entre 15 y 29 años, mientras que el siguiente grupo fue el de los adultos mayores con 11 por ciento. Cabe señalar que el 29.6% se encontraba desempleada.

Todas las muertes por suicidio son alarmantes, pero la cantidad que integra a los jóvenes es de especial atención en la agenda mediática. Vivimos un boom informativo respecto al bullying o maltrato escolar que se da desde pequeños y que puede continuar hasta la Universidad, y que, como señaló la Comisión Nacional de Derechos Humanos, en algunas ocasiones puede terminar con el suicidio. Y en nuestra sociedad también tenemos un grave problema de homofobia y bullying en este mismo grupo de edad por ese motivo.

Otros de los motivos por los que los jóvenes pueden recurrir a esta "opción" es el descuido del núcleo familiar, la separación de los padres o pérdida de algún miembro de la familia, el alcoholismo o la drogadicción.

Entre los jóvenes el suicidio es la tercera causa de muerte con 6,2 decesos por cada 100 mil personas, después de la muerte por agresiones y accidentes viales; los tres catalogados como muertes violentas.

¿Qué hacer ante esta situación? Cuando una persona se siente deprimida o con pensamientos suicidas, debe buscar ayuda profesional. Hay diversos servicios de emergencia que puede servir como primer apoyo, por ejemplo:

  • SAPTEL, servicio de salud mental de la Cruz Roja Mexicana
  • Locatel, servicio de atención telefónica del DF donde podrían proporcionar números de organizaciones específicas
  • Centros de Integración Juvenil, para la atención de consumo de drogas entre jóvenes

Imagen: Celeste Prize