Impuestos especiales a refrescos y comida chatarra, ¿solución o parche?

En el marco del Día Mundial de la Alimentación, legisladores y activistas han propuesto aumentar los impuestos al refresco, además de imponer un nuevo gravamen a la comida chatarra. Esto con el objetivo de destinar dichos recursos al tratamiento de la obesidad y el sobrepeso; ya que en México ocupamos los primeros lugares a nivel mundial.

Los números que tenemos los mexicanos son muy malos. Ocupamos el primer lugar en obesidad infantil y en segundo en obesidad en adultos; solo por detrás de los Estados Unidos. Una de las principales causas de la obesidad en México podría ser el consumo de refresco. Nuestro país también ocupa el primer lugar en consumo de refresco en el mundo, superando por amplio margen a Estados Unidos, quien ocupa la segunda posición.

La obesidad no es el único problema. El alto consumo de bebidas azucaradas aumenta el riesgo de contraer diabetes tipo 2. Y lamentablemente esta enfermedad ocupa una de las primeras causas de muerte en México.

Aunque este tipo de impuestos tienen buenas intensiones, en la práctica realmente funcionan poco. Un ejemplo de ello es el impuesto al cigarro. Los fumadores dejan de gastar dinero en comida o vestido para dedicarlo a la compra de tabaco. También favorece el incremento de consumo de cigarros pirata, lo cual puede perjudicar aún mas la salud debido a la dudosa calidad de este producto.

En el caso del refresco sucede algo similar, aunque con un poco de mejores resultados. Los recientes aumentos al refresco ha provocado que las refresqueras empiecen a sacar presentaciones cada vez mas pequeñas de sus productos para poder cubrir la demanda de las familias de mas bajos recursos.

Dudo que la manera de disminuir los indices de obesidad en el país sea solo a base de aumentar impuestos. Estoy de acuerdo en que lo recaudado se puede utilizar para atender a las personas con problemas de salud relacionados con el consumo de estos productos. Pero también hace falta implementar una política preventiva. La gente prefiere gastar en refresco en lugar de huevos y tortilla. Es investigando estos cambios en los hábitos alimenticios donde podemos encontrar la respuesta para frenar esta problemática en México.

Foto: planetaellas