México, cuarto lugar en comprar artículos de lujo

Según un estudio realizado por la consultora KPGM, México es el cuarto mercado más importante a nivel mundial para las marcas de lujo y el primero en toda América Latina; ocupando el 55 por ciento de los 12 mil millones de dólares en ventas en la región.

Con esto México solo es superado por la región Asia-Pacífico, la cual tiene un crecimiento del 22 por ciento; un poco más alta que en nuestro país, la cual llega al 15 por ciento. Sin embargo, México se ubica por encima de Europa, una de las regiones más ricas del mundo; aunque tenemos que considerar que actualmente sufre una crisis económica, por lo que seguramente las ventas de este mercado han disminuido drásticamente en el último año.

México tiene todo para seguir creciendo. Por un lado, el segmento al que está dedicado el lujo tiene acceso al crédito, aunque una reducción en los intereses impulsaría el consumo, y por otro, cada vez hay más personas cuyos ingresos les permiten accesar a este tipo de productos.

México es un país con una muy marcada desigualdad social. A pesar de tener gente extremadamente rica, tiene millones de gente con carencias básicas como agua potable, salud y hasta alimento. Aunque la mayoría de nosotros culparíamos directamente a la "distribución de la riqueza" que realizan nuestros gobiernos --tema en el que no estoy de acuerdo, ya que considero que son prácticas paternalistas--, el que México sea el cuarto país que consume más artículos de lujo refleja también un problema de cultura.

Una característica de la población mexicana es que necesita sentirse rica. Necesita presumir. Esto se ve incluso en familias de ingresos medio-bajos, donde gran parte de su dinero lo gastan en productos que no corresponden a su status social: cambio relativamente frecuente de celular, vehículos, bebidas alcohólicas, videojuegos e incluso ropa de marcas que apenas les alcanza para pagar. Algo similar pasa en familias de ingresos altos, las cuales sin pertenecer a "la élite" se dan el lujo de comprar "juguetes" más caros como yates, joyería, autos y ropa.

El problema aquí no son las familias de ingreso alto, ya que ellos no se preocupan por tener para comer. El problema es en las familias de ingreso medio y medio-bajo; donde seguramente muchos dejan del lado otras necesidades más importantes por darse sus lujos. Y es aquí donde surge otro problema que los gobiernos no ven --o no han querido ver--: a pesar de otorgar dinero mediante diversos programas sociales, desgraciadamente también se da a estas familias que realmente no lo necesitan; sino que siguen siendo "pobres" por sus malos hábitos de consumo.

Si me preguntaran que si considero que México es un país pobre, mi respuesta sería que no. Si hay pobreza, hay muchas regiones con muchas necesidades. Pero gran parte de esos eternos 60 millones de pobres es el reflejo de un país que no sabe gastar el poco o mucho dinero que obtiene. Y creo que una muestra de ello es el desproporcionado cuarto lugar que tiene a nivel mundial en compra de artículos de lujo, el cual no corresponde al PIB per cápita ni es proporcional a los ingresos de ciudadanos de otros países más ricos.

Foto: stilo