¿Quién debe proponer a los nuevos ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación?

Nuevamente hay un tema en el que la ley es tan ambigua que no sabemos qué hacer. El próximo 30 de noviembre, junto con el sexenio, termina el periodo como Ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación de Sergio Aguirre Anguiano y Guillermo Ortiz Mayagoitia.

El procedimiento para elegir a los sucesores es que el Ejecutivo Federal envíe al Senado una terna para cada vacante y éste decida quién será el sucesor de los ministros salientes. Sin embargo, ¿será Calderón quien proponga las ternas o Peña Nieto?

Suprema Corte de Justicia de la Nación

De acuerdo a lo que establece la Ley Orgánica del Poder Judicial de la Federación, el presidente Calderón ya fue notificado sobre la "ausencia definitiva" de los ministros con lo que el Ejecutivo, de acuerdo a sus facultades, ahora debe proponer las ternas para que el Senado las evalúe.

Sin embargo, los ministros concluyen su periodo el mismo día que Calderón y los nuevos deberían tomar su lugar al inicio del sexenio peñista y la ley parece no ser clara sobre a quién corresponde la facultad de proponer a los sucesores, de acuerdo a Saúl López Noriega, investigador del ITAM.

Sin saber mucho sobre derecho y siguiendo lo que la lógica me dicta, al anuncio de la salida de los Ministros el Ejecutivo es encabezado por Calderón, lo que significaría que él debe proponer a los sucesores aunque éstos inicien su periodo junto con Peña Nieto.

López Noriega hace en su columna un comentario interesante e importante: el costo de tener una mayoría a modo, en caso de que Peña los proponga, podría ser muy alto. La división de poderes y los contrapesos que entre ellos se dan son importantes para equilibrar las posturas de los diversos grupos; por lo que lo ideal, desde mi punto de vista, es que Calderón sea quien proponga las ternas.

La construcción de una Corte hecha por el gobierno entrante tiene varias implicaciones. En primer lugar, vendría a afectar el equilibrio dentro de la misma y los grupos que los Ministros han conformado de acuerdo a sus propios criterios constitucionales. Por otro lado, la Suprema Corte es la encargada de resolver controversias constitucionales que, como señala Saúl López, son una manera de darle protección a las minorías en el Congreso. Y si en el Congreso vemos como el PRI con relevante sencillez sacará adelante sus propuestas y otros grupos quieren combatirlas, podemos ver los costos que una Corte "a modo" tendría.

Ahora, se dice que el Ejecutivo y el gobierno entrante podrían alcanzar un acuerdo (no sé a cambio de qué) para que sea Calderón quien proponga una terna y Peña Nieto otra. Y aunque es una decisión que algunos podría calificar como justa, volvemos a la pregunta sobre qué tan deseable seria para la división de poderes y los contrapesos institucionales.

En mi opinión, insisto, Calderón debería ser quien proponga las dos ternas y en un interés por dotar de mayores contrapesos a un sexenio que sin duda los necesitará, sus propuestas deberían ir en el sentido de proponer abogados afines a su partido y a las izquierdas.

Imagen: Animal Político