IFE analiza encriptar el domicilio en la credencial de elector

La semana pasada, el Senado de la República exhortó al IFE a que elimine el domicilio de las credenciales para votar con el fin de evitar extorsiones, secuestros e incluso robo de identidad. El día de hoy, en el marco de la presentación de la nueva credencial de elector que se emitirá en 2013, el IFE ha declarado que realizarán un estudio técnico jurídico para conocer la viabilidad de encriptar el domicilio de los ciudadanos; además de que realizarán una encuesta para conocer la opinión de los ciudadanos.

Mientras tanto, el modelo de la nueva credencial si incluye el domicilio. No se ha eliminado ni un solo dado, al contrario, se ha agregado la fecha de nacimiento --la cual ya se podía deducir tanto de la CURP como de la clave de elector--; además de varios códigos y mecanismos para dificultar su falsificación. Algunos de ellos son un código OCR y un código mecánico con validez internacional. Además se ha agregado la fotografía del elector también en la parte trasera de la credencial

La parte negativa de todo esto es que el precio se ha elevado casi un 200 por ciento, pasando de los cinco a los quince pesos el costo por mica. Se estima que en 2013 se emitirán 12 millones de credenciales, lo que requerirá un aumento en el presupuesto de 120 millones de pesos para el instituto.

En respuesta a la petición del Senado de eliminar el domicilio, el IFE ha respondido que no será posible debido a que la ley estipula que debe aparecer. Sin embargo, han analizado la posibilidad de encriptarlo y que este solo pueda ser leído con aparatos especiales. Aquí lo interesante será quién tendrá esos aparatos especiales: si solamente el IFE tendrá facultad de utilizar ese aparato o cualquier institución publico o privada. En el segundo caso, no descartemos que en poco tiempo los criminales tengan acceso a ellos para descifrar los datos de su víctima.

A pesar de todos estos elementos de seguridad --creo que algunos son redundantes--, estoy en contra del aumento tan drástico en el costo de estas credenciales. Insisto en que el IFE debería de ofrecer la posibilidad de votar con alguna otra identificación oficial. Claro, siempre y cuando la persona se encuentre en el domicilio correspondiente. Posiblemente México tenga técnicamente las elecciones más seguras del mundo. Pero operativamente todavía hay deficiencias que permiten a los candidatos ofrecer despensas a cambio del voto. Y eso no se soluciona emitiendo credenciales mas bonitas.