El sexenio de Felipe Calderón en 25 momentos (Parte IV de V)

El sábado, Felipe Calderón entregará la banda presidencial. A pesar de que durante 2006 juró que iba a ser el Presidente del Empleo, nadie, quizá ni el mismo, se imaginó que al finalizar el mandato en el 2012, el sexenio iba a estar marcado por lamentables eventos relacionados con la seguridad pública. Como parte de nuestro especial, aquí otros cinco momentos que marcaron su gestión. Puedes consultar los conteos de los otros editores de Vivir México: Marco Gómez, Hugo Torres, Javier Morfín y Pepe Flores

El caso de Florence Cassez

Florence Cassez

En un preámbulo de los incidentes relacionados con la narcoviolencia, nos encontramos con el caso de Florence Cassez, ciudadana francesa encarcelada en abril de 2008 por los delitos de secuestro, delincuencia organizada y posesión ilegal de armas de fuego de uso exclusivo del Ejército. El caso tomó notoriedad ya que la supuesta captura y liberación de los secuestrados fue un montaje realizado por la AFI, el cual fue transmitido por televisión, por lo que Florence Cassez ha pedido desde entonces que se revise su sentencia, ya que acusa que todo fue un montaje y ella no sabía nada respecto a los delitos que se le imputaron.

Esto provocó una tensión entre Francia y México, ya que Francia empezó a presionar exigiendo su liberación, llegando al punto en que en el país galo se llamó a un boicot hacia nuestro país.

En este caso, se evidenciaron varias cosas: primero, nuestro país, ya que la detención fue un montaje: se mostró al mundo que se violan los derechos humanos puesto que Cassez fue utilizada en dicho montaje sin su consentimiento; y por último, si ella es culpable o no, daba igual, ya la opinión pública estaba manipulada junto a las posibles pruebas. Al final, la Suprema Corte declaró que sí se violaron los derechos de Cassez, pero a pesar de eso, no se ordenó su liberación ni realizar un nuevo juicio. Se dio el mensaje de que está bien que se maneje a la opinión pública en un caso de secuestro y posesión de armas de uso exclusivo del Ejército, eliminando la presunción de inocencia del acusado y colocando al gobierno como "el héroe" y que no comete errores, a pesar de que el caso se corrompió desde el inicio.

Con este antecedente, ¿cómo quería Calderón que el país quedara bien parado en el área de seguridad, si los aparatos encargados de velar por nuestra seguridad y brindarnos justicia se prestaron a crear un montaje en el primer caso; y en el segundo, a validarlo? Al final, Cassez sigue en la cárcel a pesar de que su caso tuvo serias irregularidades y el responsable de ordenar el montaje de la detención, Genaro García Luna, recibió premios de la misma dependencia que el encabeza... además de ser acusado por "La Barbie" de recibir dinero del crimen organizado.

Ataques contra la población civil

Masacre en Morelia

Poco tiempo después del caso del montaje en la detención de Florence Cassez, la violencia generada por el crimen organizado dominó las noticias en todo el país. Fueron comunes las noticias sobre las extorsiones por parte del crimen organizado, además de enfrentamientos entre las bandas y las fuerzas de seguridad del país. A pesar de la violencia, mucha gente se sentía "protegida", ya que el mensaje dado por el gobierno era que los enfrentamientos se daban porque el ejército combatía a los criminales. La percepción comenzó a cambiar al suscitarse el primer gran atentado contra la población civil, cuando miembros de una organización delictiva detonaron granadas el día del grito de Independencia en el año 2008 en Morelia, Michoacán. Y lamentablemente, no fue el último evento contra la población civil. Las circunstancias que rodearon este ataque, se replicaron en la mayoría de los ataques: actos cometidos con total impunidad.

A pesar de ser un evento multitudinario, no se pudieron establecer retratos hablados de las personas involucradas en este atentado. Las posibles causas para no obtener datos son el temor de la gente ante represalias del crimen organizado -que funciona suplantando al Estado en muchos sitios- y el mismo pánico de la gente que se encontraba disfrutando y de un instante a otro, se encuentra dentro de una estampida corriendo por su vida. Aunado a esto, se tiene un aparato de seguridad que trabaja de forma reactiva y no proactiva. Este coctel dio como resultado que no se detuviera a ninguna persona hasta varios días después, personas que después de ser capturadas argumentaron ser torturadas para declarar que eran culpables del atentado y formar parte de la organización delictiva de Los Zetas. Con el antecedente de shows mediáticos para encontrar culpables de forma espectacular, como en el caso de Florence Cassez ¿con que confianza podemos argumentar que los detenidos son realmente culpables y no chivos expiatorios fabricados por el gobierno?

Casino Royale Monterrey

Otro gran golpe a la población civil fue el caso del Casino Royal, en el cual, un grupo de sicarios a plena luz del día llegaron y prendieron fuego al casino en Monterrey, en el año 2011, matando 52 personas. Este ataque fue uno de los más grandes durante el sexenio de Felipe Calderón, llegando a primera plana en muchos diarios del mundo, y evidenciando la espiral de violencia en la cual se encuentra sumido el país. La solución del gobierno, como en Morelia, fue reactiva: fueron enviados más elementos castrenses para salvaguardar "la seguridad" de la población, desencadenándose nuevamente una carnicería entre los carteles y las fuerzas armadas.

Masacre de San Fernando, Tamaulipas

San Fernando, Tamaulipas

La primer Masacre en San Fernando, Tamaulipas, ocurrida en el año 2010, fue el evento que abrió la caja de Pandora: México se mostraba como un país peligroso y sumamente violento, donde ahora sí, la vida no vale nada. El caso salió a la luz cuando un ciudadano ecuatoriano logró huir del sitio de la masacre, con heridas que no ponían en riesgo su vida. Declaró que sicarios secuestraron el autobús en el que viajaban exigiendo el cobro de piso. Al no entregarse dinero, tomaron a todas las personas y las llevaron a otro lugar, para posteriormente realiza una ejecución masiva.

Después de su declaración, llegaron las fuerzas castrenses al lugar y dieron fe del horror: 72 personas ejecutadas, de las cuales, 14 eran mujeres. El mundo se declaró en contra de estas masacres, exigiendo al gobierno que esclareciera el asunto y diera las condiciones de seguridad requeridas para la población. En un acto de desafío, después de iniciadas las investigaciones, el crimen organizado asesinó a uno de los investigadores de la masacre, de forma inmediata, dando el mensaje de que eran ellos y no el Estado Mexicano el que gobernaba esa zona y dando validez a la teoría del Estado Fallido.

Inmediatamente después, el relator especial de las Naciones Unidas para la Migraciones, Jorge Bustamante, instó al gobierno mexicano el evitar que esta situación volviera a suceder. Lamentablemente, la Masacre de San Fernando no fue la única ocasión en que migrantes fueron asesinados: sucedió nuevamente en el mismo municipio en el año 2011, con el descubrimiento de más de 193 cadáveres en fosas clandestinas; y en Durango (en el mismo año 2011), donde se encontraron 340 cuerpos.

¿Qué mensaje da no solo a los mexicanos, sino al mundo? Que en México, el crimen organizado es sumamente fuerte. Tan fuerte que tiene presencia en amplios sectores del territorio, impone su propia ley, y cuando el Estado trata de hacer valer el Estado de derecho, las organizaciones delictivas con un gran aparato de inteligencia dan con las personas responsables y los ejecutan. Además, volcó los ojos del mundo ante el problema creciente que suponían las organizaciones delictivas, ya que estaban engrosando sus filas con migrantes, utilizándolos contra su voluntad para mover la droga

Movimiento por la Paz de Javier Sicilia

El 28 de marzo de 2011 la Procuraduría General de Justicia de Morelos confirmó el hallazgo de siete cuerpos sin vida en Temixco; entre los asesinados se encontraba Juan Francisco Sicilia Ortega, hijo del poeta y periodista Javier Sicilia. Tras el macabro hallazgo, Sicilia dejó la poesia y se convirtió en el líder del movimiento por la Paz, el cual buscaba otra solución al problema del tráfico de drogas que no incluyera el uso de la fuerza por parte del gobierno mexicano. Comenzó con una primera marcha desde Cuernavaca hacia el Distrito Federal. Al movimiento se sumaron personas que buscaban el cese de la violencia, pues fuego no se combate con fuego. Tras culminar la marcha en el Distrito Federal, Sicilia organizó otras marchas en lugares azotados por la violencia, como Ciudad Juárez.

Las manifestaciones anti-violencia dejaron claro un mensaje: mucha gente estaba cansada de sólo ver en el ejército la solución ante el crimen organizado. Si bien, yo no estoy en contra del ejército (al contrario, por mi que se quede durante mas tiempo) las marchas exigían otra vía para lograr la seguridad. En muchos sitios, la policía estaba tan corrompida que pedir que ésta se encargara de combatir la delincuencia organizada era pedir que combatieran contra sus propios jefes. Incluso, existieron casos en los cuales la misma policía se enfrentó al ejército para recuperar criminales detenidos; eso daba la señal de que algo estaba mal en el aparato encargado de brindar seguridad. Las marchas por la paz pedían, primero, limpiar las dependencias del cáncer llamado corrupción. A pesar de las manifestaciones (y el posterior Diálogo por la Paz) exigiendo un golpe de timón y la reconstrucción del tejido social (situación en la que estoy totalmente de acuerdo), la estrategia del gobierno siguió igual: el ejército sigue en las calles y la espiral de violencia no ha disminuido.

La tragedia de la Guardería ABC

Incendio Guardería ABC

Como cereza agria en un pastel que no desearía haber horneado, se tiene el caso del incendio en la Guardería ABC. Si algo caracterizó al gobierno saliente (como a la mayoría de los gobiernos que ha tenido este país) fue la impunidad y la facilidad con la cual se lavó las manos. La tragedia de la Guardería ABC sucedió el 5 de junio de 2009, en la cual fallecieron 9 niños y niñas y 76 resultaron heridos, todos de entre cinco meses y cinco años de edad. La guardería contaba con nulas medidas de seguridad, y a pesar de ello, seguía operando en condiciones de riesgo, evidenciando al Gobierno, ya que mientras el IMSS no tiene todas sus estancias infantiles en buenas condiciones, los organismos encargados de revisar las condiciones de seguridad de las estancias no realizaron bien su trabajo y la guardería siguió operando.

Al día de hoy, dentro de lo malo, una luz de esperanza: gracias a este penoso evento, se promulgó la Ley 5 de Junio, en la cual se establecen medidas de seguridad y protección civil para evitar el riesgo de incendios. Nuevamente, una acción reactiva para evitar nuevos incidentes similares. El Gobierno pudo trabajar de forma proactiva, pues la Ley, muy útil y totalmente necesaria, no regresará a la vida a los niños fallecidos, ni remueve el sufrimiento de aquellos que salieron heridos.