SSP de Guerrero da cursos de defensa propia a la comunidad LGBTTTI

Así como se critica cuando las autoridades no hacen su trabajo para prevenir la discriminación, también hay que resaltar cuando una dependencia propone algo diferente. En este caso, se trata de la Secretaría de Seguridad Pública y Protección Civil de Guerrero, que ha emprendido una campaña llama "Homofobia como expresión de discriminación". Además de los talleres y conferencias que tendrá este ciclo, también incluirán cursos de autodefensa para la comunidad LGBTTTI.

De acuerdo con Socorro Sánchez, encargada de participación ciudadana del organismo, la campaña busca que exista mayor coordinación entre los cuerpos policiales y la comunidad, de modo que se fomente el respeto de los derechos humanos en la entidad. Esta iniciativa está dirigida a los miembros de la comunidad LGBTTTI en siete regiones del estado de Guerrero.

Llama la atención el trabajo para capacitar a este sector en temas de autodefensa. De acuerdo con Orlando Pastor, presidente del Colectivo Gay Orgullo Guerrero, se trata de una situación que no es abordada por las autoridades. En efecto, además de los actos de discriminación verbal contra estos individuos, muchas veces se llega a la violencia física; la cual, en el peor de los casos, culmina en un crimen de odio. Tania Paloma, mujer transgénero, señaló que son personas "que siempre estamos en la mira de las notas rojas y amarillistas, por ello urge concientizar a la sociedad".

Es cierto que la tolerancia debe inculcarse desde una perspectiva preventiva, pero tampoco se puede obviar la problemática de los actos de agresión física contra la comunidad LGBTTTI. En ese sentido, la capacitación que dan los elementos de seguridad debe entenderse como una medida complementaria. La autodefensa debería ser el último límite en estos casos; no obstante, hay que hablar desde la práctica, donde los abusos son recurrentes y, en la gran mayoría de las ocasiones, pasan por debajo del radar.

Ojalá el trabajo de la SSP de Guerrero sea emulado por otras entidades. La protección a esta comunidad no sólo debe pasar por la parte legal (en donde pocas entidades han hecho algo al respecto), sino también en el terreno de la acción. Aunque siempre será mucho más recomendable prevenir antes que lamentar, esta capacitación es un paso interesante para aminorar la vulnerabilidad de este grupo -como ha pasado, por ejemplo, en la violencia contra mujeres-. Es muy probable que estos métodos de autodefensa sirvan para frenar actos de violencia; e incluso, en algunos casos, puedan llegar a salvarle la vida a alguien.