Gobierno Federal presenta Decreto de Austeridad y Paquete Económico 2013

El viernes pasado se presentó el Paquete Económico 2013 una semana antes de los establecido por la ley. Dicho Paquete incluye los Criterios Generales de Política Económica, la propuesta de Presupuesto y la iniciativa de Ley de Ingresos.

Asimismo, hoy el Gobierno Federal publicó en el Diario Oficial de la Federación el Decreto de austeridad que Peña había prometido y que Luis Videgaray mencionó al entregar el Paquete en la Cámara de Diputados.

Entrega Paquete Económico

Primero hablemos de lo más reciente. El "Decreto que establece las medidas para el uso eficiente, transparente y eficaz de los recursos públicos, y las acciones de disciplina presupuestaria en el ejercicio del gasto público, así como para la modernización de la Administración Pública Federal" tiene como principal objetivo:

Reorientar los recursos públicos hacia los programas que fomenten el desarrollo económico, la seguridad social, la educación y la atención integral de los problemas que más aquejan a nuestro país.

Las principales acciones de este Decreto son:

  • Analizar la estructura de las dependencias para eliminar la duplicidad de funciones y programas
  • Eliminar plazas que no tengan justificación
  • Disminuir el gasto en personal eventual
  • Restringir la contratación por honorarios
  • Mejorar el Servicio Profesional de Carrera
  • Reducir el presupuesto destinado a viáticos, convenciones y gastos de representación
  • Racionalizar el uso de vehículos
  • Se reducirá 5% los sueldos y salarios para niveles medios y superiores
  • Reducción del gasto en papelería
  • Se elaborará una propuesta para el uso racional de energía eléctrica
  • Se enajenarán aquellos bienes improductivos u obsoletos, ociosos o innecesarios

¿Y qué pasará con lo que se ahorre? Serán usados en los programas prioritarios a cargo de cada dependencia, es decir, que dejarán de usarse en cosas que se consideran inútiles y se aprovecharán para lograr los objetivos marcados.

A primera vista son situaciones que parecen lógicas y necesarias. Sin embargo, creo que se quedaron cortos en la reducción de sueldos y salarios. Mientras López Obrador prometía reducirlos a la mitad (quizá, un poco excesivo), la reducción fue de solo 5%, cifra que a mi parecer ni para la nota sirve y más simbólico que un verdadero ahorro.

Ya veremos en los próximos meses, cuando se publiquen los lineamientos para dar cumplimiento a estas disposiciones qué tan realistas son los mecanismos y, a final de año, ver los números y evaluar los resultados. Hasta ahorita solo es un Decreto, una bonita carta a los Reyes Magos.

Ahora, hablando del Paquete Económico presentado, en primer lugar tenemos los Criterios General de Política Económica, documento que contiene los principales supuestos de indicadores macroeconómicos para armar el presupuesto. En lo personal, encontré unos Criterios mucho más realistas de los que Calderón presentó en todo su sexenio, ya que, mientras la administración anterior presentaba cifras demasiado optimistas, el gobierno peñista nos da unas más moderadas y que en cierto punto podrían resultar subestimadas.

Así, tenemos que se espera un crecimiento de la economía de 3,5% para el próximo año, en línea con lo que la mayoría de analistas espera; la inflación se estima que esté debajo del 4%, en línea con el intervalo de variabilidad del objetivo de Banco de México; y el costo del petróleo se calculó en 84.90 dólares por barril.

Por otro lado, el tipo de cambio se estima en 12.90 pesos por dólar. Todas estas son cifras bastante conservadoras y muestran que Peña (o por lo menos Videgaray) están comprometidos con mantener unas finanzas sanas y no sacar recursos de papel, con cálculos amañados. Falta ver si los diputados no elevan la estimación alguno de estos indicadores con el fin de sacar más dinero.

Luego tenemos el Presupuesto, que presenta una distribución absolutamente diferente a la que habíamos visto con Calderón. A pesar de que 77% de los recursos ya están comprometidos, especialmente para cubrir gasto corriente, el resto se ajustó para reflejar las expectativas que se tienen ante la economía mundial, y los principales rubros que serán prioridad de este gobierno.

No tiene sentido que veamos qué dependencia recibirá más, sino los cambios que hubo respecto a 2012. El Conacyt tendrá un presupuesto 15,4% mayor, mientras que el ISSSTE recibirá 14,1% más y lo recibido por la Secretaría de Relaciones Exteriores aumentará en 13,6 por ciento. Por otro lado, Sedesol también se beneficia, con un incremento de 12,2%, la Secretaría de Marina recibirá 11,1% más y el INEGI, 10,1 por ciento. Por otro lado, salta a la vista que el presupuesto de la Secretaría de Gobernación se reduzca en 11,1 por ciento.

Finalmente, sobre el presupuesto resta decir que no se considera incurrir en déficit, es decir, no habrá adquisición de nueva deuda. Aunque, si consideramos la inversión hecha en Pemex, el déficit alcanzaría el 2% del PIB.

En cuanto a la iniciativa de Ley de Ingresos lo más importante es que no se consideran cambios a la estructura impositiva. Es decir, no habrá nuevos impuestos, pero tampoco se quitará ninguno de los existentes. Videgaray señaló que cualquier cambio se haría mediante la Reforma Fiscal que se presentará el próximo año.

En general, me siento optimista con lo que han presentado, pero no hay que confiarnos. En primer lugar falta ver cómo se aprueba el Paquete, cómo se ejecuta el gasto y qué resultados tendrá el Decreto de Austeridad. Además, hay que esperar a ver la propuesta para la Reforma Fiscal integral.

Imagen: Aristegui Noticias