¿Qué es, qué contiene y cómo funcionará el Pacto por México?

Fin de semana absolutamente mediático. El sábado Enrique Peña Nieto tomó posesión con Presidente de México y diversas protestas se llevaron a cabo en el Distrito Federal, las cuales llegaron a un nivel de violencia y vandalismo preocupante.

Así como Felipe Calderón intentó legitimarse mediante el uso de la fuerza y el combate a la delincuencia; Peña Nieto recurre a una acción similar pero menos improvisada, enfocarse en las acciones que México necesita y suscribir apoyo con los partidos políticos.

¿Qué es el Pacto?

Contrario al sexenio de Calderón, cuando muchas de las acciones y propuestas de ley se sentían echas al aventón o que eran ocurrencias, Peña Nieto llegó a su primer día de gobierno y a la negociación de los partidos con ideas claras de lo que quiere hacer en el corto plazo. Esas ideas están plasmadas en el Pacto por México y los partidos firmantes (PAN, PRI y PRD) se comprometen a impulsar los cambios necesarios para llevarlas a cabo.

Quienes suscribimos este Pacto por México sabemos que ninguna fuerza política puede, por sí sola, imponer su propia visión ni un programa único. Por el contrario, el país requiere un pacto integral, profundo, de largo alcance que consolide a México como una democracia política y socialmente eficaz.

Este Pacto pretende sentar las bases de un nuevo acuerdo político, económico y social para impulsar el crecimiento económico que genere los empleos de calidad que demandan los mexicanos y construir una sociedad de derechos que ponga fin a las prácticas clientelares, ampliando los derechos y las libertades y materializando los que ya están consagrados en la Constitución, para generar bienestar para toda la población, disminuir la pobreza y la desigualdad social.

¿Qué contiene el Pacto?

El documento de 19 páginas (PDF) contiene 95 compromisos del gobierno peñista, entre los que destacan:

  • Seguro de desempleo
  • Erradicar la pobreza alimentaria
  • Crear el Servicio Profesional Docente
  • Espacios adecuados para la difusión cultural
  • Entrada en vigor de la Ley de Atención a Víctimas
  • Ley sobre el uso legítimo de la fuerza pública
  • Fortalecer a la Comisión Federal de Competencia
  • Creación de Tribunales especializados en materia de competencia económica y telecomunicaciones
  • Agenda digital y acceso a banda ancha en edificios públicos
  • Inversión del 1% del PIB en ciencia y tecnología
  • Pemex como empresa pública de carácter productivo
  • Se expedirá una nueva Ley Nacional de Responsabilidad Hacendaria y Deuda Pública para las entidades federativas y municipios
  • Realizar una reforma hacendaria eficiente y equitativa
  • Implantar un Plan Nacional de Prevención y Participación Comunitaria
  • Esquema de Policías Estatales Coordinadas y creación de la Gendarmería Nacional
  • Implantar en todo el país un Código Penal y un Código de Procedimientos Penales Únicos
  • Reforma para ampliar facultades del IFAI
  • Sistema Nacional contra la Corrupción
  • Gobierno de coalición
  • Reforma constitucional para adelantar la fecha de toma de posesión del Presidente de la República
  • Incorporaciones a las causales de nulidad de una elección
  • Reforma del Distrito Federal
  • Leyes reglamentarias de la reforma política
  • Revisar la reelección de legisladores

¿Cómo funcionará el Pacto?

Miguel Ángel Osorio Chong, Secretario de Gobernación, dijo que el Pacto implica la creación de un Consejo Rector, que llevará las negociaciones, definirá los objetivos, y establecerá mesas de trabajo y un calendario para presentar las iniciativas de ley.

Dicho Consejo contará con 12 miembros; el Presidente, el PRI, el PAN y el PRD propondrán a tres miembros cada uno para integrarlo. Y para dar seguimiento y evaluar la actuación de este órgano, se invitará a personalidades ciudadanas.

Más información se puede encontrar en el sitio habilitado para su difusión y seguimiento.

¿Qué esperar del Pacto por México?

Personalmente me siento optimista. Sé que parece una lista de deseos bienintencionados para esta Navidad, pero insisto en que el que Peña Nieto haya llegado a la Presidencia con metas claras sobre sus primeros meses de gobierno es un gran avance.

Claro que "el diablo está en los detalles" y habrá que esperar a que el Pacto y los trabajos del Consejo Rector avancen y se presenten las propuestas.

En lo particular me preocupan los detalles en propuestas como el Código Penal único, la reforma a Pemex, las nuevas policías, el Sistema Nacional contra la Corrupción, el gobierno de coalición y el seguro de desempleo. Además, es inevitable preguntarnos de dónde saldrá el dinero que se necesita para su implementación.

Estimaciones del Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP) indican que para realizar todos los planes anunciados en su discurso inaugural, el presidente Peña Nieto necesita incrementar el PIB de México en 6 por ciento. Por ello será de vital importancia que estemos atentos a la presentación del Presupuesto de Egresos y la Ley de Ingresos que debe presentarse antes del 15 de diciembre. En ella, nuestro flamante nuevo Secretario de Hacienda, Luis Videgaray, debería de haber considerado cómo le hará para elevar el gasto sin elevar (muchos) impuestos. En el Estado de México elevó los ingresos en 150% atacando la evasión y aumentando la eficiencia del sistema de recaudación, sin elevar los impuestos. ¿Podrá hacerlo con el país?

No hay que quitar los ojos de encima de este Pacto, pero tampoco de las demás situaciones que están sucediendo al empezar el sexenio. Vigilancia constante será necesaria desde la sociedad.

Imagen: Facebook de EPN