Agave como energía renovable y no solo como bebida

Algún día el petróleo del país se va a acabar, a pesar de que se continúen descubriendo reservas. De ahí la importancia de desarrollar tecnología que permita la generación de energías renovables, además de lo más limpias posibles.

Una de las opciones para producir energía es la biomasa, es decir materia orgánica. Una investigación de la Universidad Autónoma de Nuevo León se encuentra estudiando la viabilidad de usar el agave como biomasa para la generación de energía.

Bagazo de agave

Tras la utilización del agave como materia prima para la elaboración del tequila deja como residuo el bagazo, que podría ser utilizado para la generación de energía, y nanopartículas con uso en la endodoncia y en la industria de la construcción.

La investigación corre a cargo de Leonardo Chávez Guerrero de la Facultad de Ingeniería Mecánica y Eléctrica, quien dice que debido a la falta de investigación previa en torno al tema es necesaria mucha innovación para continuar.

El proceso consiste en calentar el bagazo (biomasa) en un ambiente libre de oxígeno, proceso conocido como pirólisis, generando la combustión del material y obteniendo carbón. Mediante este proceso se obtiene alrededor de 20% de carbón del total del material utilizado.

Aunque la energía producida con este procedimiento no es 100% limpia, pues supone la combustión de productos, sí puede ayudar a reducir el uso de energías más contaminantes, sobre todo en la propia industria tequilera. Tomando en cuenta la producción que se da en el país y las miles de toneladas de bagazo que resultan del proceso, las compañías podría reciclar este material, reduciendo algunos costos.

Sin embargo, como se menciona, más investigación es necesaria, pero provee un alentador panorama para el uso de energías alternativas.

Imagen: Hablemos de Tequila