Uno de cada diez niños en México se encuentra laborando

México es un país de contrastes y desafortunadamente, también lo es para los niños. Datos dados a conocer por INEGI indican que tres millones de niños entre 5 y 17 años se encuentran laborando, es decir, uno de cada 10 niños en el país (PDF).

Las cifras se dieron a conocer con motivo del Día Mundial contra el Trabajo Infantil.

1-trabajo-infantil

Los datos, disponibles hasta el 2011, señalan que de estos niños trabajadores 68% son niños y 32% son niñas. Además, hay que recordar que la ley mexicana permite a los menores de 18 años trabajar, siempre y cuando sean mayores de 14 años, su jornada sea de seis horas, contar con el permiso de sus padres y continuar asistiendo a la escuela.

Pero la realidad dista de lo que dicta la ley. El 44,1% del total no percibe un ingreso por el trabajo realizado, 39,1% no se encuentra en el sistema educativo, 4,4% por ciento ha sufrido accidentes de trabajo y 4,1% se dedica a servicios domésticos.

¿Y por qué los niños debe trabajar? La respuesta no es un secreto. Los hogares necesitan de su trabajo para ser soporte de la familia, ya sea complementando la labor de sus padres o sustituyéndola.

¿Y qué hay de los niños que no están en una situación tan extrema? El 45,6% de los niños y adolescentes ocupados combina el trabajo, las actividades escolares y la realización de quehaceres domésticos; 15,3% trabaja y estudia; uno de cada cuatro trabaja y realiza quehaceres domésticos; y 13,8% únicamente trabaja.

Y la situación se agrava conforme los niños crecen. La tasa de escolaridad en el nivel básico es muy alta, pero decrece conforme el estudiante crece; los datos de INEGI revelan que de los adolescentes de 14 a 17 años que trabajan, 51,1%, no asiste a la escuela, y 6,7% de dichos jóvenes no ha concluido la primaria, mientras que 1% no terminó la primaria.

Cifras preocupante. ¿Habrán sido tomadas en cuenta al elaborar la reforma educativa y laboral? Lo preocupante es que año con año se dan a conocer cifras y el tema está lejos de colocarse en la agenda pública.

Foto: El puente