Cuatro puntos clave sobre la reforma fiscal según organismos internacionales

La semana pasada se reunieron en la San Lázaro algunos diputados con representantes de la CEPAL y la OCDE para intercambiar sus perspectivas con respecto a la reforma fiscal que se presentará en México en el próximo periodo de sesiones.

Lo interesante es que las conclusiones a las que llegaron son de un gran rango e, incluso, encontradas.

reforma fiscal

Primero es necesario mencionar que el chiste de la reforma fiscal no es simplemente recaudar más por el capricho de que el gobierno tenga más dinero para gastar. La razón de presentar una verdadera reforma en este sentido debe atacar, en mi opinión, tres puntos centrales: el pago de impuestos de quienes laboran en la informalidad, la despetrolización del presupuesto, y un ejercicio más eficiente del gasto.

Los primeros dos puntos deberían verse reflejados en la iniciativa de ley de ingresos y la tercera en el proyecto de presupuesto de egresos.

La gran pregunta es cómo. Durante la reunión se presentaron cuatro grandes propuestas:

  • El IVA generalizado permitiría que todos paguen una parte proporcional de su consumo, incluso dentro de aquella actividades que no se encuentran en la economía formal. Sin embargo, Hugo Beteta, subdirector regional de la Comisión Económica para la América Latina y el Caribe, advirtió que una tasa general de 16% al consumo significaría un aumento de 3.1 puntos porcentuales en el nivel de pobreza urbana y 1.9 en pobreza extrema. Con esto la recaudación aumentaría alrededor de 2% o 320.500 millones de pesos. De hacerse esto (algo que no recomienda la CEPAL), deberíamos ver un ajuste en el gasto social del gobierno para neutralizar el efecto mediante transferencias a este sector de la población.
  • Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la CEPAL, dijo que es necesario eliminar los tratamientos especiales y beneficios fiscales. Por este concepto el gobierno pierde 6% del PIB en recaudación, equivalente a 961.500 millones de pesos.
  • En tanto, Grace Pérez-Navarro, directora de impuestos de la OCDE, pidió considerar la eliminación del subsidio de gasolinas y diesel que equivale a 222.800 millones de pesos.
  • La misma Pérez-Navarro dijo también que no es necesaria la creación de nuevos impuestos, sino que bastaría con un incremento en la tasa de los ya existentes.

En mi opinión, todas las propuestas tienen sentido, menos la última que parece enfocarse en ese "recaudar por recaudar".

A grandes rasgos, las propuestas de un aumento de tasas y eliminación de subsidios y beneficios, junto con un presupuesto bien pensado, eficiente y enfocado en los sectores con menos recursos, serían suficientes para convertirse en una verdadera reforma fiscal.

Foto: Solo opiniones