Profeco y la cajita que no era feliz

La Procuraduría y el gobierno de Peña tuvieron una mala, muy mala imagen después de que la hija de Humberto Benitez Treviño, la #LadyProfeco, usó la influencia y abusó del poder del cargo de su papá para cerrar un restaurante porque no había lugar y no quisieron recibirla (como si fuera princesa de Genovia).

El clan de los Benitez Treviño tuvo que desaparecer de la luz pública después de semejante golpe mediático. A pesar de que el ex Procurador pidió disculpas, y de ser uno de los senseis de Enrique Peña Nieto, la crisis fue de tal magnitud que le costó la chamba.

Una vez que la manzana podrida fue eliminada del gabinete, la nueva cara de la Procuraduría, Alfredo Castillo Cervantes, tenía una misión: devolverle a la Profeco un poco de dignidad.

Rápidamente sacaron spots en radio, reutilizando viejos ID's creados para campañas de algunas décadas atrás. Mis papás los recordaban y cuán importante eran en aquel entonces las recomendaciones de la institución.

Después de mejorar la cara y detener un poco la crisis, era tiempo de mostrar que la Profeco esta aquí para proteger a los consumidores y no para cerrar restaurancitos. A través de la cuenta oficial en Twitter (@Profeco) y la del nuevo procurador (@AAC_Castillo) informan cómo suspenden, cierran y multan a esas empresas que engañan a los mexicanos.

Alfredo Castillo se encarga de tuitear cada vez que se realiza una nueva acción en protección de los consumidores, pero su cuenta en Twitter parece más una gaceta propagandística de cómo lo que hace está bien, que una verdadera cuenta. Hasta usó su cumpleaños para "demostrar que el trabajo de la Profeco, va en serio".

tuits-profeco

Multó a McDonald's con más de 684 mil pesos (así dice el comunicado), porque la Cajita Feliz no incluye fruta como promete. Bimbo también fue multado por no especificar si en una promoción de 3x15 y 3x12 pesos, lo que se lleva uno gratis es tres paquetes, o tres piezas dentro del paquete. Y también esta semana suspendió varios hoteles de Polanco en la Ciudad de México por "no exhibir tarifas de hospedaje en montos totales, aplicar costos indebidos, carecer de información a la vista del consumidor de días y horarios de atención, así como lo referente al reembolso, entre otras" (otra vez, así dice el comunicado).

Si la nueva cara es multar, suspender y castigar a los grandes consorcios, ¿por qué no va contra Telcel que cada 5 minutos nos deja sin señal, con un servicio patético y unos precios altísimos? Digo, como todos los mexicanos podemos costear y hospedarnos en los hoteles de Polanco...

Quizá la Profeco esté de vuelta, pero si sólo va a regresar a hacer bluff político, ¿para qué está entre nosotros?

Por cierto, este mes en la Revista del Consumidor puedes saber cómo identificar las imitaciones de queso.

Imagen: CancunForos