Felipe Calderón se quiere portar bien como expresidente

Con el fin del PRI como partido hegemónico en el poder se terminaron muchas cosas, una de ellas fue el retiro autoimpuesto de los expresidentes de la vida política nacional. Este no es el caso de los mandatarios panistas, quienes se han visto muy activos en las últimas semanas.

calderon

Por un lado tenemos a Vicente Fox quien después de pedir que votáramos a favor de Peña Nieto se ha dedicado a lanzar una campaña a favor de la despenalización de la mariguana y hasta ahora tiene un programa de televisión.

Y también tenemos a Felipe Calderón, cuyo recuerdo está aún fresco, quien principalmente se ha dedicado a dar clases, impartir conferencias y atender el tema del calentamiento global, que fue uno de sus principales temas hacia el exterior cuando fue Presidente. Según él, se quiere portar bien como expresidente.

En el marco de una conferencia en el Tec de Monterrey Campus Saltillo, se le preguntó su opinión sobre la Reforma Hacendaria, a lo que contestó que le gustaría que aprobaran una que fomente el crecimiento y no el déficit público, como la que se propone.

Y, como no podía ser de otra manera, hizo énfasis en las propuestas que hizo al Congreso y que no fueron aprobadas por la negativa de un partido que quería ponerles se nombre en una administración posterior.

También durante la semana pasada publicó un texto en coautoría con Nicholas Stern, profesor en la London School of Economics, en el que habla de una declaración del Panel Intergubernamental de las Naciones Unidas para el Cambio Climático sobre la importancia de las acciones humanas y su influencia en el calentamiento global.

En el texto habla de la cada vez más sonada promesa del gas shale como sustituto de los combustibles fósiles, los cuales son cada vez más usados pese a que el gas mencionado es mucho más barato. Así, hacen un llamado a los gobiernos a luchar contra los intereses de grandes empresas, en pro del uso de energías más limpias.

Vale la pena la lectura del texto si están interesados en el tema.

Hasta el momento sus declaraciones han sido mesuradas, sin grandes protagonismos como su antecesor. ¿Se está realmente portando bien o estará esperando el momento oportuno para elevar el tono de sus críticas?

Imagen: Proceso