Libros que conservan la tradición Huasteca

El Festival de la Huasteca es un espacio que promueve y difunde la diversidad de expresiones culturales de esta milenaria región cultural, donde también se presentan los resultados de los proyectos apoyados por el Programa de Estímulos a la Creación Cultural Huasteca. Este es un festival multidisciplinario que reúne a más de 300 participantes de los seis estados que conforman la Huasteca. Su programación está conformada por aproximadamente 40 actividades, entre las que destacan un encuentro temático, presentaciones de música, baile y danza tradicional; exposición y venta de artesanía, medicina tradicional, gastronomía y publicaciones, presentación de nuevas ediciones; conferencias y talleres, entre otras.

Festival de la Huasteca
Diario Vía Libre

Ilab, El calendario agrícola indígena y el Día de Muertos y Calaveras cantaditas, son los títulos de los tres libros que se presentaron en Casa de Piedra, el sábado 31 de agosto durante la celebración del Festival, que este año tuvo lugar en Xicotepec de Juárez, Puebla; el disco Feliz Huahuchinango también fue presentado durante el evento.

Cecilia Guinea Corres, autora de de San Luis Potosí, presentó su libro Ilab (Semilla en lengua Teenek), que es una antología de formas líricas tradicionales: décimas, quintillas, sextetas, décimas endecasílabas, trovos, seguidillas, coplas encadenadas y glosas, en las que la escritora habla del patrimonio natural, cultural y problemáticas de la Huasteca. Habla sobre el patrimonio natural de la región, además de dedicar décimas a la selva, la lluvia, los árboles y al paisaje natural.

Con coplas para sones, la escritora hace referencia al patrimonio cultural inmaterial como el son huasteco; con décimas se refiere a costumbres y tradiciones. Deja para el final las problemáticas sociales, como la migración, inseguridad, inequidad de género, violencia contra mujeres, devastación de los recursos naturales y discriminación.

Eduardo Bustos, fue otro de los escritores del día y en su texto Calaveras Cantaditas, habla de la concepción que en México se tiene sobre la muerte. El libro está dedicado a los niños, acercándolos a la tradición popular de las calaveras, que se constituyen mediante versos y son parte del folclor vinculado a los festejos del Día de Muertos. Estas Calaveras de calacas o rimas sobre la muerte describen de modo picaresco el paso de la flaca por el mundo de los hombres y se destacan con ironía las cualidades y defectos de nuestra amiga la Catrina.

Calaveras cantaditas, disfrútalas por favor, y no te causaré temor, este libro tan curioso, más bien que provoque gozo, a quien sea su fiel lector.

Hablando acerca del último libro presentado; los secretos de las fuerzas cósmicas que fecundan la tierra: aire, agua, luz y calor para dar sustento a la humanidad, son revelaciones que un indígena totonaco reveló al agrónomo Hugo Pérez Becerra, autor del libro El calendario agrícola indígena y el día de muertos.

Los indígenas, aseguró el docente de la Universidad Interserrana del estado de Puebla con sede en Ahuacatlán, son pueblos holísticos que conservan elementos culturales, matemáticamente sustentados y apoyados en conocimientos ancestrales, que ligan a sus actividades cotidianas, como la siembra y cosecha de la tierra. Por ello, se dio a la tarea de recopilar y rescatar historias de la tradición oral de varios pueblos de la región. Entre las prácticas que se conservan está la del atado del carrizo cada 12 de marzo en Nopala, Huahuchinango, la danza de Los Tejoneros que trata el tema de la recuperación del maíz de Amixtlán.

Estas ancestrales prácticas se basan en la coincidencia con los ciclos cósmicos, principalmente los movimientos del sol, la luna y los planetas. Si consideramos que estos conocimientos han evolucionado y adaptado de distintas culturas y desde mucho antes de la conquista, es justo decir que la civilización mesoamericana no se queda atrás en el desarrollo de la ciencia.

Por último; dedicado al santo patrono de Huauchinango “El Señor en su Santo Entierro” y a quien están dedicadas las actividades de la Feria de las Flores, en meses pasados se presentó el disco Feliz Huauchinango, grabación que incluye ritmos de trova, mariachi, pop, huapango, sones y danzas. ¿Pop huasteco, alguien?

Marisol Castelán quien junto al Trío Stakú grabó el disco, comentó que este, su segundo material incluye temas dedicados al santo patrono pero también muchos que hablan de las tradiciones usos y costumbres de Huauchinango. Puedes escuchar un poco de este material aquí:

¿Qué mejor manera de aportar a la conservación de una cultura que divulgar la creación artística y literaria inspiradas en ella?