Peña Nieto tiene listas cuatro posibles reformas fiscales

El próximo domingo 8 de septiembre es la fecha límite, por Ley, para que el gobierno federal presente el Paquete Económico que incluye los Criterios Generales de Política Económica, la Iniciativa de Ley de Ingresos y la Propuesta de Presupuesto Público.

La reforma hacendaria o fiscal se da cuando la Iniciativa de Ley de Ingresos incluye cambios tan grandes que es necesario modificar leyes secundarias, como se plantea para este año.

4900042123_21a854d4ab_o

De acuerdo con el columnista Darío Celis, la Secretaría de Hacienda presentó al presidente Enrique Peña Nieto cuatro posibles reformas fiscales, desde la más ligera hasta una más agresiva. La que presente el próximo domingo dependerá del capital político que quiera arriesgar.

Sin embargo, es posible anticipar que la reforma fiscal implica una sola cosa: más impuestos.

Celis expone algunos de los posibles elementos de la reforma:

  • Impuesto sobre la renta hasta 40%, añadiendo un escalón a los de mayores impuestos
  • Se elimina el Impuesto Especial a Tasa Única
  • ISR para PyMES de entre 8 y 12%
  • Impuestos a bebidas de entre 8 y 20%
  • Refrescos, jugos y alimentos chatarra con impuesto de 6%
  • Cinco puntos porcentuales más de impuesto a bebidas alcohólicas
  • IVA generalizado de 16% con una canasta básica de 10 productos; se eliminan las exenciones y tasa cero

Es innegable la necesidad de aumentar la recaudación del Estado, sobre todo porque aún hay buena parte de la población que no contribuye al gasto público. Para incentivar la formalidad es que se propone un esquema fiscal especial para PyMES, aunque habrá que ver qué otros beneficios se proponen.

Por otro lado, habrá que ver qué otros cambios se proponen al ISR, ya que se ha dicho que la reforma buscará equilibrar el pago de impuestos, beneficiando a quienes ganan menos. Recordemos que este impuesto se cobra de manera escalonada, dependiendo del nivel de ingresos que se percibe; por eso habría que esperar que quienes ganan menos tengan una tasa menor la actual y se eleve para quienes ganan más.

Finalmente, siempre he defendido un IVA generalizado, pues permite recaudar de quienes realizan actividades en el mercado informal, especialmente de los ambulantes, algo que este impuesto permitiría. Sin embargo, también como he dicho, una IVA generalizado debería compensarse con una baja en el ISR, si no se corre el riesgo de continuar dependiendo de los contribuyentes cautivos, la clase media del país.

Aún quedan dudas sobre la reforma para poder hacer una evaluación completa, pero parece que no será todo lo que necesitamos. Habrá que ver qué decide el Presidente.

Imagen: Flickr de Navymailman