¿Quién dice de manera oficial si ya estamos en recesión?

Tiene más de un mes que en los medios se debate si estamos o no en recesión. Las posturas son encontradas; hay periodistas y columnistas que nos dicen que la desaceleración se convirtió en recesión, mientras que hay funcionarios que la niegan y señalan que aún hay dinamismo, aunque menor.

La realidad es que en esta ocasión el uso de palabras depende del análisis que cada quién haga, ya que en México no hay alguien que diga de manera oficial cuándo inicia y termina una recesión.

24_recession_g_w

Antes es necesario saber algunos términos. ¿Por qué hablamos de palabras como "recesión"? Es inherente a la economía movernos en ciclos, hay periodos donde se crece y otros donde se decrece. Las principales teorías sobre la existencia de estos ciclos tiene que ver con que nos organizamos en economías basadas en el crecimiento, la producción y el dinero donde buscamos maximizar nuestra utilidad y nos vemos afectados por sucesos de diversa índoles, desde políticos hasta climáticos.

Estos ciclos tienen tres fases en general: recesión, de un punto máximo a un mínimo; recuperación, de un mínimo al máximo anterior; y expansión, del máximo anterior a un nuevo máximo.

Sobre la recesión, hay tres grandes "definiciones", algunas que toman en cuenta sólo el crecimiento de la economía y otras que toman más factores. Cada quien las usas según les conviene.

Recesión reflejado en el PIB

En México no ha habido dos trimestres con crecimiento negativo; esta es la definición en la que se escuda el Secretario de Hacienda y la cual critiqué hace unas semanas. Había medios que estaban diciendo que estamos en recesión bajo esta definición, lo cual no es cierto.

Sin embargo, muchos analistas consideran que más que una definición, ésta es una regla de aproximación, ya que debemos tomar más variables en cuenta, como el desempleo, las exportaciones o la actividad industrial.

Hasta el día de hoy, bajo este esquema, no hay una recesión.

Recesión por el Sistema de Indicadores Compuestos Coincidente y Adelantado (SICCA)

Este es el Sistema que utilizaba el INEGI hasta hace algunos años en el que se reflejaba el comportamiento de algunas variables macroeconómicas en el tiempo, siguiendo siempre una trayectoria al alza.

El SICCA muestra para datos de junio, los más recientes, que la economía ha caído por siete meses desde su máximo anterior. Dado que para considerarse una recesión se necesitan seis meses a la baja, podemos decir que ya estamos en recesión por esta definición.

SICCA

Recesión por el Sistema de Indicadores Cíclicos (SIC)

Este método es similar al anterior, sólo que elimina la tendencia al alza, con lo que el indicador fluctúa alrededor de una línea horizontal representada por el nivel de 100. Para que haya una recesión bajo este análisis es necesario que el indicador lleve más de nueve meses a la baja y se ubique en algún momento por debajo del nivel de 100.

Con los datos de junio sumamos 12 meses a la baja y tres por debajo del nivel de 100.

Es importante aclarar que se hubiera cumplido con el criterio de recesión hace tres meses, sin embargo, no se había mencionado nada porque los datos que confirmaron la recesión se publicaron a inicios de mes, luego de una actualización de la metodología que se usa para su cálculo.

SIC

Entonces, ¿quién dice si estamos o no en recesión? En Estados Unidos existe un Comité encargado de definir las fechas específicos del inicio y fin de los ciclos económicos y sus fases. Sin embargo, esta figura no existe en México, por lo que cada quien usa la que más le acomoda, aunque la mayoría de los analistas utilizan el SIC del INEGI.

Más allá de enfrascarnos en un debate sobre terminología, debería haber un enfoque sobre las acciones necesarias para salir del bache. Por lo pronto, se nota en la prensa una mayor presión al gobierno para ejercer el gasto y buscar que iniciativas de ley que puedan afectar la recuperación se aprueben, como buena parte de la Reforma Hacendaria.

Imagen: Channel4