Una Historia Olvidada inicia temporada en el Helénico

No son inusuales las ocasiones en las que el teatro supera la ficción y basa su dramaturgia en hechos históricos, pero es cierto también que pocas veces, al menos en México, el arte escénico no opta la inspiración que eventos como la Independencia o la Revolución Mexicana para replantear las historias que desde pequeños escuchamos.

A finales de 1874 una comisión de científicos mexicanos viajó a Asia para estudiar el fenómeno conocido como el tránsito de Venus por el Sol, con el objetivo de fortalecer la imagen de nuestro país ante el Viejo Continente.

Una historia olvidada
Conaculta

Este suceso, todo un hito en la historia de la ciencia en México, es retomado por el actor y dramaturgo Jorge A. Caballero en la obra Una historia olvidada, que se presentará a partir del 22 de septiembre en el Foro La Gruta del Centro Cultural Helénico.

La obra, ganó el Concurso de Teatro Científico Callejero evento patrocinado por el por el Instituto de Ciencia y Tecnología del Distrito Federal en 2012, y de forma amena trata un hecho científico ocurrido durante el gobierno del presidente Sebastián Lerdo de Tejada. La obra en sí busca, más allá de entretener, puntualizar en la necesidad de crear una conciencia sobre cómo se apoya actualmente a los proyectos científicos en nuestro país.

Para el director Fernando Martínez Monroy el arte y la ciencia deben ser apoyados más allá de ser un instrumento político: “la obra tiene un espíritu lúdico para que el público pueda reír y pensar a la vez”.

Jorge A. Caballero platica que el montaje se realiza bajo la técnica clown para hacer que los actores luzcan como marionetas, y el texto está pensado para emplear un trabajo corporal y hacer contrastes para que las escenas se vuelvan divertidas, además de dar lugar a la improvisación.

Carente de escenografía y salvo cuatro objetos representativos, todos los espacios se construyen con los cuerpos de los actores de la compañía Ápeiron Teatro A.C.: Esteban Montes, Jorge A. Caballero, David Amador, Jonás Gómez, Erick Martínez, Guillermo González y Sergio Rüed (quienes alternarán funciones). Fernando Martínez Monroy explicó que todo lo que se utiliza en escena parte de elementos reciclados, desde una cámara fotográfica hecha con una caja, hasta telescopios creados a partir de tubos armados.

La música en vivo es interpretada por Griselda Ashari Martínez y Viridiana Monteagudo y los instrumentos musicales, en su mayoría percusiones, están hechos con cacerolas, platos, cucharones y otros artículos de cocina.

La idea de la obra surgió hace siete años, cuando en una Feria del Libro Viejo, el autor se encontró con el libro titulado 1874 o El primer viaje internacional de científicos mexicanos, que narra la primera vez que un grupo de científicos nacionales viajó al extranjero para desarrollar esta investigación astronómica.

Además de propiciar diálogos improvisados, la técnica clown rinde frutos en forma de interpretaciones más naturales y una fluidez escénica mucho más palpable y pese a que desconozco el trabajo de la compañía y el director, no dudo en recomendarla. Visita el sitio oficial del foro para fechas y horarios.