Volver a gastar en el Monumento a la Revolución por la CNTE

Cuarenta días lleva la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) instalada en la Plaza de la República, casa del Monumento a la Revolución. Después de que salieron del Zócalo y que no los dejaron regresar, ahí terminaron instalándose, pero ahora resulta que su estancia ha provocado daños en los alrededores.

cnte-monumento-revolucion

Para 2010 se realizó una remodelación profunda que incluyó repavimentar, ampliar el museo, arreglar las áreas verdes e incluso colocar un elevador que sube hasta la cúpula del edificio. El proyecto costó 364 millones de pesos, y ahora tres años después habrá que volver a invertir para recuperar el espacio.

Eso si la CNTE se va, porque el gobierno no sabe ni cuándo, ni cuánto tendrán que pagar para resolver este problema. Los daños que ya tienen catalogados son graffitis en pisos, muros y jardineras y el maltrato a la vegetación de la Plaza. ¿Pobres plantitas qué tienen qué ver en esta protesta?

En esta situación, las visitas al Museo de la Revolución han caído 70%, los comercios están cerrados, las obras como la remodelación del Frontón México, edificio que se encuentra en una esquina de la plaza, están paralizadas y la inauguración del estacionamiento subterráneo de la plaza no ha sido posible porque los maestros siguen ahí.

Miguel Ángel Mancera y el Gobierno del Distrito Federal esperan que para el Buen Fin, que se llevará a cabo del 15 al 17 de noviembre, la plaza ya esté desalojada y que los comercios puedan levantar las cortinas para estar listos en esas fechas de compra. Y que así se queden, porque las compras navideñas también están a la vuelta de la esquina.

Mancera insiste en el diálogo y en evitar que las protestas provoquen caos vial, y que no haya afectaciones en la vida y comercio de la ciudad.

Fotografías: [email protected]eneas |