La comida chatarra quedará fuera de la tv

El gobierno federal ha decidido establecer un marco normativo con la finalidad de impedir que los productos denominados como chatarra se anuncien en televisión dentro del horario infantil.

La realidad es que los niveles de obesidad en la población han aumentado tanto que México es uno de los países con más obesidad en el mundo. Problemática que tiene como consecuencia un incremento en los niveles de enfermedades como diabetes e hipertensión, las cuales ponen en serio peligro el bienestar y la vida de los mexicanos.

Ante esto, Mikel Arriola, responsable de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), anunció que se está trabajando para concluir los decretos y lineamientos que el Ejecutivo Federal expedirá con el objetivo de que los anuncios de televisión referentes a productos como refrescos, botanas, chocolates o confitería sean retirados del horario infantil, a fin de tener un estándar de publicidad más eficiente, tal como sucede en países europeos.

Para ello, se establecerá que el horario infantil será de las 14:30 a las 19:30 horas de lunes a viernes y de 07:00 a 19:30 horas para el caso de los sábados y domingos.

Otro de los aspectos importantes a señalar es la creación del sello de calidad nutricional, el cual será otorgado a todos los productos que cumplan con los parámetros establecidos por la Cofepris. Además, será necesario que la información nutrimental que actualmente se establece en el etiquetado de cada producto, se amplíe para no sólo indicar su contenido calórico, sino que además éste se confronte con la Ingesta Diaria Recomendada.

En otras palabras, si un refresco de 350 mililitros contiene 149 kilocalorías de azúcar, deberá especificar que dicho contenido representa el 41% de la ingesta diaria recomendada en azúcares. Lo mismo aplicaría para el caso del sodio y grasas saturadas.

Se tiene estimado que todas estas medidas se apliquen para el próximo enero y tenga como resultado que la población infantil de nuestro país sea menos influenciada a consumir productos que puedan derivar en la obesidad y con ello en serios problemas de salud.

En lo personal, la medida me parece por demás plausible y me pregunto, ¿sería mucho pedir que además se incluya en el decreto que se eliminen los “programas de televisión chatarra” que tanto adormecen a nuestra población?