De las largas filas a la banca digital

A pesar de que hoy en día el acceso a los servicios bancarios se ha simplificado al grado de poder llevarlo en tu celular, en México un gran porcentaje de usuarios sigue utilizando la sucursal bancaria como su principal medio de acceso a dichos servicios, lo cual provoca una experiencia negativa a la hora de ir al banco.

Según Ernesto Torres Cantú, director general de Banamex, hoy en día los usuarios de la banca en México siguen prefiriendo hacer largas filas en las sucursales bancarias, antes de decidirse por utilizar los medios digitales que tienen a su alcance para realizar sus operaciones.

Y es que, en un país donde formarse detrás de otro es el pan nuestro de cada día, es primordial establecer un método para hacer más accesible y amigable la experiencia de los cuentahabientes. Sin embargo, el nivel de aceptación en la sociedad respecto a los medios alternativos a la sucursal, tiene una penetración a cuentagotas, pues la confianza de los usuarios se encuentra influenciada por el temor a ser víctimas de un fraude bancario derivado del uso de medios digitales.

De acuerdo con un estudio realizado por Banamex, de 2011 a 2013 el número de personas con acceso a la banca digital ha ido del 17% al 22%, de donde destaca la consulta de saldo y movimientos, como la principal operación realizada.

No obstante lo anterior, en cuanto a las aplicaciones diseñadas para móviles o tabletas, tan sólo el 5% de la población encuestada ha adquirido dicha herramienta. Lo que lleva a pensar que el proceso de migración de los usuarios hacia las tecnologías más actuales aún es escaso.

Al final del día, la labor más importante que tienen las empresas financieras en nuestro país, es la de ofrecer una gama de alternativas para la realización de operaciones bancarias, con un acceso y uso simplificado, sin pasar por alto la seguridad de los clientes, en un ambiente comprensible e intuitivo, pero sobre todo, dedicando recursos humanos para la capacitación de los cuentahabientes y no sólo dejarlos a la suerte de un centro de atención telefónica.

En la medida que la cultura financiera y el ánimo por los medios digitales crezca, la experiencia de utilizar la banca será mucho más amplia que una visita a la sucursal, agilizando los tiempos y dándole a los usuarios el elemento que toda persona añora al momento de hacer una operación bancaria, es decir, no hacer fila.