Proponen subir el precio del boleto del Metro

En una ciudad tan caótica y sobre poblada como lo es la capital de nuestro país, alternativas como el Sistema de Transporte Colectivo, Metro, son simplemente parte fundamental de nuestra existencia. Por ello, propuestas como la del director del Sistema de Transporte Colectivo (STC), Joel Ortega Cuevas, de aumentar a 5 pesos el costo del viaje siempre causarán mucha polémica, incluso si, como aseguran las autoridades, este aumento es utilizado para mantener y modernizar las 12 líneas del transporte. No obstante, el director del STC ya dijo, en la misma conferencia de prensa en la que anunció su intención, que realizarán una consulta pública para ver si los capitalinos están de acuerdo con la pretensión de subir el precio del boleto del Metro.

De hecho, parece que en un primer ejercicio la población estuvo de acuerdo. Y es que la empresa Parametría realizó una encuesta a 3,600 usuarios del metro, en la que el 62% estuvo de acuerdo en que se aumentara el costo del boleto a cinco pesos, siempre y cuando el dinero sirviera para incrementar el mantenimiento de los trenes, lo cual se supone se traduciría en un servicio mejor y más rápido.

De acuerdo con las cifras de la misma dependencia, de concretarse este aumento podrían obtenerse al año unos 3 mil millones de pesos, que se destinarían a mejorar la infraestructura y dar mantenimiento a las líneas. Además, el dinero extra serviría para adquirir 45 trenes nuevos para la Línea 1 y 12 para la Línea 12; renovar 50 escaleras eléctricas y poner ventiladores en los vagones.

El problema es que, de acuerdo con el mismo sondeo de Parametría, sólo el 50% del público dijo estar en posibilidad de pagar el aumento, en caso de que éste se aprobara. De hecho, el 57% de los entrevistados dijo gastar menos de 25 pesos diarios para transportarse, mientras que el 43% restante gasta entre 26 y 50 pesos diarios. Una cantidad fuerte si tomamos en cuenta que el salario mínimo actual está en unos 60 pesos diarios.

Finalmente, serán los próximo 28 y 29 de noviembre, y 2 de diciembre cuando las empresas consultoras Parametría, Mitofsky y Covarrubias realicen la encuesta que decidirá si el costo del boleto se queda en tres pesos o aumenta a cinco. O eso dicen, porque todo esto huele a que finalmente decidirán hacerlo sin importar lo que diga la población. Al final, el problema es que, como en muchos otros asuntos de índole nacional, existe una total desconfianza hacia las autoridades y su uso de los recursos públicos.

Yo creo que muchos estaríamos dispuestos a pagar un boleto más caro si con esto se garantizara un servicio más eficiente. Pero también es cierto que hay mucha gente que no puede pagar dicho aumento, especialmente aquellos que viven a los extremos de la ciudad y tienen que gastar además en combis, metrobús, camiones y otro tipo de transporte para poder llegar a sus trabajos. Finalmente, el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, ha dicho que si los usuarios no están de acuerdo, no habrá incremento, pero es difícil creerle a un funcionario que francamente no ha tenido una buena gestión hasta el momento. ¿Ustedes qué opinan?