Gobierno de EPN, sin estrategia contra inseguridad: Human Rights Watch

La organización Human Rights Watch (HRW) ha calificado como retórica, sin avances significativos en la investigación de abusos del pasado, y con violaciones graves de derechos humanos con impunidad, a la lucha en contra de la inseguridad por parte del Gobierno de Enrique Peña Nieto.

A través de una carta enviada por parte de José Miguel Vivanco, Director de Human Rights Watch para las Américas al Presidente de México, donde repasa la falta de atención y estrategia en el tema, a unos días de cumplir un año al frente del país.

Hace un recuento sobre los antecedentes a la entrada del actual gobierno federal, citando un mensaje dirigido a las fuerzas armadas, en el primer día de su mandato, donde les prohibió el uso de la tortura, tratos crueles, inhumanos o degradantes en sus operaciones.

Señala avances en la materia, como la promulgación de la Ley General de Víctimas o la implementación de una unidad de investigación dedicada exclusivamente a la desaparición de personas.

Sin embargo, contrastó lo anterior con la constante impunidad en los delitos cometidos hasta la fecha, como el de Armando Humberto Del Bosque Villarreal, detenido el 3 de agosto por miembros de la Marina cerca de Nuevo Laredo, Tamaulipas. En este caso, el padre de la víctima presenció la detención, informando a un capitán de Marina, quien le aseguró que Armando sería liberado en breve, posteriormente el capitán negó que la detención hubiera ocurrido. El cuerpo de Armando fue hallado el 3 de octubre a pocos kilómetros de un cuartel de la Marina.

Otro caso señalado en la carta, fue el de los tres dirigentes campesinos en Guerrero, que fueron encontrados muertos el 3 de junio pasado, tras ser llevados contra su voluntad junto con otras cinco personas el 30 de mayo. Puntualizó que la estrategia de seguridad implementada por su administración simplemente no ha dado resultados y que no se ha ofrecido una clara respuesta a la crisis de desapariciones que sigue aumentando en la actualidad.

Sobre la lista elaborada por el gobierno anterior –de más de 26.000 personas que habían sido denunciadas como desaparecidas o extraviadas-, señaló que la administración de Peña Nieto se propuso depurar muchos casos que ya habían sido resueltos, al grado de crear la citada unidad dentro de la Procuraduría General de la República; sin embargo, no se ha publicado una metodología para revisar o actualizar la lista de personas desaparecidas, ni ha creado un registro nacional de restos humanos no identificados.

No se investigan adecuadamente casos de abusos del pasado y su gobierno no ha demostrado avances significativos en la investigación de casos pasados de desapariciones forzadas, torturas y ejecuciones extrajudiciales, precisó José Miguel Vivanco, Director de HRW para las Américas.

En esta carta, HRW invitó a Enrique Peña Nieto a la adopción de un nuevo enfoque, a pesar de haber ofrecido escasas evidencias de políticas para poner freno a los abusos generalizados que distinguieron a la “guerra contra el narcotráfico” impulsada por su predecesor, Felipe Calderón, los cuales aún persisten y continúan impunes en la actualidad.


Claves

Los principales indicadores señalados por Human Right Watch en la carta enviada a Enrique Peña Nieto:

  • Nuevos abusos cometidos por miembros de las fuerzas de seguridad.
  • Se mantiene una estrategia de seguridad que no ha dado resultados.
  • La presunción de culpabilidad.
  • No se ofrece respuesta a la crisis de desapariciones.
  • No se investigan adecuadamente casos de abusos del pasado.
  • Continua la impunidad de abusos militares.
  • Persisten los riesgos para periodistas y defensores de derechos humanos.
  • Es necesaria la adopción de un nuevo enfoque.

Se está complicando la perspectiva que se aprecia del Gobierno Federal, no solamente al interior del país, sino también en el escenario internacional y la carta de HRW lo demuestra.

No por ignorar el tema va a desaparecer. Sin una estrategia clara, por no decir inexistente, Enrique Peña Nieto llega a su primera año de gobierno. El bajo perfil en la política de comunicación social en la materia no es suficiente.